El problema de alcantarillado y agua potable en Santa Cruz, en las islas Galápagos, es grave. Solo tienen el 3,3 % de alcantarillado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), pero el dato no sería correcto según la alcaldesa de esa ciudad, Fanny Uribe. La situación es mucho peor.

La autoridad asegura que no hay alcantarillado y que las aguas residuales, que son filtradas, van a una grieta o bajo la tierra. Afirma que el agua que consume la población no es apta y culpa a las administraciones anteriores.

Publicidad

Galápagos tiene pendiente la resolución de problemas en agua potable, salud, conectividad y otros

Esto porque desde el 2013 se contrató el proyecto de construcción de los sistemas de alcantarillado sanitario y ampliación y mejoramiento de agua potable. Se firmó por $ 18′578.532,21 a un plazo de 18 meses, que no se cumplió, dice Uribe, quien agrega que ahora están en un lío judicial con la contratista.

Mientras esto ocurre la población sigue sin esos servicios básicos, en un cantón donde arriban miles de turistas para conocer la naturaleza que ofrece la isla. En 2022 ingresaron 335.723 visitantes y el ministro de Turismo, Niels Olsen, afirmó que se espera que incremente del 20 %.

Según el INEC, Santa Cruz tiene el 3,3 % de alcantarillado y el 84,3 % de agua por red pública. ¿Qué está pasando en Santa Cruz?, ¿qué calidad de agua consumen los habitantes?

Efectivamente, hay unos datos del INEC, pero todavía no nos han pasado. Ellos manifestaron que hay un gran porcentaje del agua que está contaminada, eso nosotros lo conocemos, agua con heces fecales. Hemos venido luchando desde hace muchos años por contar con un proyecto de agua potable y alcantarillado, precisamente por todos estos problemas.

Publicidad

En el 2013 se contrató un proyecto de agua potable y alcantarillado por una cantidad de $ 18 millones con un plazo de 540 días. Han pasado diez años y el contratista no ha entregado la obra.

¿Por qué?, ¿qué ocurrió?

Diez días antes de que yo me posesione, ellos entregan el proyecto de agua potable y el alcantarillado, en un acta provisional, y dicen que entregan a entera satisfacción del Municipio. El alcalde anterior la acepta, pero resulta que yo entro y el proyecto no funciona, o sea, eso ya lo sabíamos antes de que nosotros entremos porque nunca tuvimos agua potable y alcantarillado.

Y seis meses tiene el contratista para corregir errores y hemos venido exigiendo que cumpla. Imagínate lo que es 18 millones de dólares enterrados en perjuicios de la salud de nuestra gente porque esto es una burla.

Foto: Elías L. Benarroch

En vista de esto, el 12 de octubre se le notifica en un plazo de diez días, para que realicen los arreglos solicitados. Y que pongan en funcionamiento el sistema y entreguen las garantías técnicas. Tenían diez días para cumplir y tampoco lo hicieron.

¿Y qué pasó luego?

El 27 de octubre notificamos al contratista Construcciones Dragado y Arena S. A. Condraiarsa y se declara la terminación unilateral y se disponen las siguientes unidades desde el cumplimiento que la ley enmarca. Luego de esto, Condraiarsa nos pone una acción de protección, yéndose por encima de la autonomía de los municipios, queriendo que le recibamos la obra y que firmemos el acta definitiva.

¿Cuál fue la respuesta del Municipio?

Lo que hemos hecho es realizar una queja ante la Corte Provincial de Justicia del Guayas (diciendo) que la vía tenía que ser por el contencioso administrativo y no por la acción de protección, entonces en esa lucha estamos. Realmente es duro porque está en juego la vida de las personas, no puede ser que una empresa irresponsable, prácticamente, lo que ha hecho es perjudicar a toda una población.

¿Y los recursos invertidos?

Nosotros teníamos un recurso, no reembolsable por parte del Banco de Desarrollo del Ecuador (BDE), que eran $ 8 millones y en este caso eran recursos de la casa y como incumplieron con el contrato, nosotros tenemos que devolver $ 6 millones porque los $ 2 millones ya nos dio el Banco del Estado.

Nos quedamos con un municipio endeudado sin contar con agua potable, ni alcantarillado. Seguimos en esta lucha porque nosotros no vamos a permitir que se burlen del pueblo de Galápagos y de la salud de las personas. Estamos buscando que se haga justicia y no podemos dejar a la población sin agua potable y alcantarillado.

¿Cómo esperan resolverlo?

Para subsanar esto tenemos que contratar una consultoría para identificar dónde están los errores en el sistema de agua potable y alcantarillado, pero que Santa Cruz debe tener agua potable, tendrá agua potable y alcantarillado.

¿Cuál era cobertura planificada del proyecto?

Estaba proyectado para 2.400 familias y ya han pasado más de diez años y hay sectores que no tienen (esos servicios básicos). Nosotros cuando entramos cogimos un municipio quebrado, encima de eso tenemos que pagar $ 6 millones al Banco del Estado y no se puede hacer nada ni obras.

Foto: Daniela Brik

Entonces, alcaldesa, ¿no ha podido realizar ninguna obra?

Bueno, en realidad, nosotros hemos realizado varias proyecciones como comprar maquinaria para atender a la parte agrícola y más que viene lo del fenómeno de El Niño. Esperamos que el Consejo de Gobierno nos ayude en ese tema.

¿Cuáles son las fuentes de financiamiento de la Alcaldía?, ¿cómo van con las asignaciones del Gobierno central?

Estamos recibiendo de a poco. Hay asignaciones que todavía no tenemos, pero estamos (en comunicación con) fundaciones, embajadas, ministerios.

Hasta encontrar esa solución con el contratista, Santa Cruz enfrenta ese 3,3 % de alcantarillado. ¿En dónde está ese porcentaje?

Realmente no funciona, no tenemos absolutamente nada, hay un tramo en La Unión, que es pequeño, pero en realidad no funciona, no tenemos, así de sencillo.

¿Y cómo es el tratamiento de las aguas residuales?

Se filtran y se va a las grietas. Por ahí es que nosotros consumimos (el agua), por eso es un gran problema. Las construcciones de las casas, en primera instancia, en Puerto Ayora no había pozos sépticos y estaban conectados directamente a las grietas. Conforme van avanzando los años, se hacen los pozos sépticos, otros biodigestores, pero en su mayoría esto va a las grietas, donde se filtran y van al mar.

En otros casos hacia el fondo, bajo la tierra. Obviamente esto va a contaminar, en este caso a las poblaciones aledañas, que es donde nosotros recibimos el agua entubada.

¿De qué otras maneras se abastecen de agua los pobladores?, una es por agua entubada como dice y, ¿la otra parte?

El restante se provee de tanqueros, es decir, compran el agua y se los atiende con tanqueros. Unos tanqueros son privados. El Municipio, por ejemplo, tiene un tanquero que les da a precios cómodos.

Usted menciona que el agua para consumo viene de grietas, ¿cuáles específicamente?

Se llama la grieta La Camiseta, queda en una parte alejada de la población y que desde ahí se distribuye para tomar esta agua. Es una agua inclorada, que siempre hemos tomado, por eso mismo estamos tratando de corregir. Esta agua entubada no es apta para el consumo humano.

¿Ha habido reportes de personas enfermas por el consumo de esta agua?

En realidad, hay bastantes casos de cáncer, hay muchas enfermedades, pero no hay datos precisos en que se diga que es por el agua. No hemos tenido datos de que el Ministerio de Salud nos confirme.

El turismo es el ingreso fundamental de Santa Cruz, ¿cómo reciben a los turistas con estas carencias?

Los restaurantes y muchas casas utilizan filtros de agua para dar un buen servicio, pero no todo el mundo va a tener acceso. Siempre va a haber la preocupación, por eso nosotros estamos tratando de solucionar este tema.

¿Ha conversado con otros alcaldes, con el nuevo gobierno ha buscado un acercamiento?

Nosotros tenemos que conversar con todas las autoridades. A nivel de Galápagos lo saben, todo el mundo lo sabe, ahora hay autoridades nuevas y tendremos que conversar. (I)

También te podría interesar