El Ejército de Nicaragua informó este domingo que desplegará 15.000 efectivos militares para resguardar las elecciones generales del 7 de noviembre próximo, en las que el presidente del país, el sandinista Daniel Ortega, busca su tercera reelección consecutiva.

El jefe del Ejército nicaragüense, general Julio César Avilés, dijo a periodistas que acompañarán el proceso electoral con fuerzas y medios en los 153 municipios de Nicaragua.

“Vamos involucrar 15.000 efectivos militares, medios de transporte, medios aéreos y medios navales para llevar material electoral y llevar funcionarios o equipamiento que el Consejo (Supremo Electoral) nos demande a los lugares más distantes”, señaló el jefe militar.

Avilés explicó que junto con la Policía Nacional se encargarán de brindar seguridad al proceso electoral “para que el pueblo pueda asistir a las votaciones en las mejores condiciones de seguridad posible”.

Publicidad

Se espera que población acuda a votar

Asimismo, el jefe del Ejército dijo que espera “que el pueblo de Nicaragua ejerza su derecho (al voto). Eso es lo que esperamos y es el pueblo, como dicen el soberano, el que determina quiénes serán las autoridades que van a elegir”.

“Hacemos un llamado a todo nuestro pueblo de que debemos de saber identificar plenamente qué es lo que más nos conviene como nación: ¿la inseguridad?, ¿la alteración del orden público o la seguridad?, ¿la tranquilidad?, ¿la estabilidad y la paz?”, apuntó.

“Aquí no va haber desarrollo de este país con desórdenes de ninguna naturaleza, aquí no va haber desarrollo con la alteración de la vida normal de los nicaragüenses, aquí no va haber desarrollo y avance y bienestar para todos los nicaragüenses en la medida que existan gente que apuntan a escenarios de violencia”, continuó.

“No, no, no. Eso creo que la inmensa mayoría de nuestro pueblo está convencido que el mejor camino que todos los nicaragüenses debemos andar es el camino del entendimiento entre todos, el camino de una Nicaragua con seguridad, una Nicaragua con estabilidad, con tranquilidad y sobre todo con paz”, agregó.

“Seguridad, estabilidad, tranquilidad y paz” son las “condiciones necesarias que todos los nicaragüenses aspiramos para trabajar, para producir y mejorar la economía y el desarrollo nacional”, añadió el jefe militar.

Siete aspirantes están detenidos

En Nicaragua, un país centroamericano de 6,5 millones de habitantes, unos 4,4 millones están habilitados para votar y elegir presidente y vicepresidente, 90 diputados nacionales y otros 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Publicidad

Ortega, un exguerrillero próximo a cumplir 76 años, que busca su quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, disputará la Presidencia a cinco candidatos de la oposición, incluido el reverendo Guillermo Osorno, del partido Camino Cristiano Nicaragüense, que en los comicios pasados formó parte de la coalición sandinista.

Quienes se perfilaban como sus principales rivales por la oposición se encuentran detenidos, acusados de “traición a la patria”.

Desde junio pasado la Policía Nacional que dirige Francisco Díaz, un consuegro de Ortega, ha arrestado a más de una treintena de dirigentes opositores, entre ellos los aspirantes presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y Noel Vidaurre.

Otros dos políticos de la oposición que anunciaron sus intenciones de aspirar a la jefatura del Estado, María Asunción Moreno y el exlíder de la “Contra” Luis Fley, abandonaron Nicaragua alegando razones de seguridad.

En las elecciones no participarán, además, tres partidos políticos opositores (Ciudadanos por la Libertad, Partido Restauración Democrática y Partido Conservador), a los que el Consejo Supremo Electoral (CSE) canceló su personalidad jurídica bajo el argumento de que violaron la Ley Electoral. (I)