Emma Coronel Aispuro enfrenta una difícil situación en prisión, según su abogada Mariel Colón Miró. La esposa del narcotraficante mexicano Joaquín Chapo Guzmán fue detenida hace un mes en un aeropuerto a las afueras de Washington (Estados Unidos).

Está acusada de narcotráfico y complicidad. Ella está en la prisión de Alexandria (Virginia, Estados Unidos) mientras avanza el proceso judicial en el que podría recibir entre diez años y cadena perpetua, según recordó El Tiempo.

“Las condiciones de confinamiento, lamentablemente, no han cambiado mucho. Sigue encerrada en una celda muy pequeña. Solo le permiten bañarse cuatro días a la semana”, dijo la abogada a Telemundo.

Así son los helicópteros con vista panorámica del hijo del “Chapo” Guzmán

La jurista aseguró que su defendida solo sale de su celda para hacer llamadas, incluyendo a sus hijas, y ver televisión una hora diaria.

“Ha tenido la oportunidad de hablar con las niñas en dos ocasiones”, indicó.

De acuerdo a la defensora, Emma Coronel Aispuro pasa 22 horas recluida sin hacer nada y ello podría alterar su salud física como emocional. Si bien puede salir a una sala, tiene un par de horas para asearse.

Coronel participó hace dos años en las audiencias de juzgamiento al Chapo en Estados Unidos. Él fue sentenciado a cadena perpetua en la prisión de máxima seguridad en Colorado, por el delito de narcotráfico. (I)