La pandemia de coronavirus continúa y la llegada del segundo invierno boreal en este escenario complica la situación en algunos países.

La Comisión Europea calificó este lunes de “frágil” la situación epidemiológica de la pandemia de coronavirus en la Unión Europea, ante el aumento de casos en la mayoría de países del bloque y el regreso a las restricciones en algunos, como Países Bajos o Austria.

La orden de confinamiento en Austria exclusivamente para los cerca de 2 millones de ciudadanos mayores de 12 años que no están inmunizados contra el COVID ha entrado en vigor hoy, una medida inédita anunciada el domingo por el Gobierno a pesar del escepticismo de los científicos.

Tras encadenar varios récords absolutos en las cifras de contagios, el Gobierno espera que el plan surta el efecto deseado de impulsar la vacunación entre el 35 % de la población que aún no está inmunizada.

Publicidad

Las restricciones al movimiento rigen al menos hasta el 24 de noviembre. Solo podrán salir de sus viviendas para determinados fines, como satisfacer necesidades básicas, ir al médico o a los centros de vacunación, o pasear y hacer ejercicio al aire libre. También pueden ir al trabajo, siempre y cuando presenten allí cada día un test PCR negativo que no debe tener más de 48 horas.

Mientras que en Alemania los partidos políticos que están negociando una coalición de gobierno ya analizan también aplicar nuevas restricciones, debido, principalmente, a que la tasa de vacunación es baja en el país respecto a sus vecinos europeos, según EFE.

Además están de acuerdo en imponer una serie de restricciones para los no vacunados, con medidas como la exigencia de tener un certificado de vacunación o un test negativo para subirse a un medio de transporte público. Desde mediados de octubre, las infecciones y las muertes se han disparado y por eso incluso se buscaría volver a la modalidad de teletrabajo.

“La próxima ola eclipsará a todas las anteriores”, dijo el responsable regional de Sajonia, la más golpeada de todo el país, en una entrevista al semanario Bild am Sonntag, según AFP.

En Francia los estudiantes de escuelas y colegios deberán volver a usar mascarillas, y el presidente Emmanuel Macron pidió a los mayores de 65 años y a las personas con factores de riesgo que todavía no lo han hecho que se apliquen la tercera dosis, que en los próximos meses será imperativa para la validez de su certificado de vacunación, que en este país es necesario para ir al cine, al teatro, a un estadio, a un bar, un café o en un restaurante.

En Rusia se anunciaron 38.420 nuevos casos este lunes y 1.211 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, mientras las autoridades discuten la posibilidad de introducir pases sanitarios para frenar la pandemia.

Publicidad

Se trata del séptimo día consecutivo con más de 1.200 muertes por COVID-19 en el país, según el último dato de las autoridades sanitarias, que atribuyen el fuerte aumento de contagios y decesos en las últimas semanas a la agresividad de la variante delta, la falta del cumplimiento estricto de las reglas sanitarias por parte de muchos rusos y a la baja tasa de vacunación en el país.

Las autoridades ya piensan en la opción de aplicar un pase sanitario para diversas actividades diarias.

En tanto, China vive su mayor brote de la variante delta en la ciudad de Dalian, en el noreste del país.

Los casos locales son 1.308, según un conteo con datos oficiales. Aunque en comparación a otros países, las autoridades tratan de cortar cualquier medio de transmisión y aplican un conjunto de restricciones. Incluso confinaron a alrededor de 1.500 universitarios en sus residencias y hoteles.

Especialmente porque Dalian procesa alrededor del 70 % de productos congelados que son importados, de acuerdo con la agencia Bloomberg. (I)