La Cámara de Representantes de EE.UU., de mayoría demócrata, aprobó este jueves un proyecto de ley para evitar que la Administración se quede sin fondos esta misma medianoche y tenga que cerrar.

Con el respaldo de 254 legisladores y el rechazo de 175, la iniciativa fue aprobada, y ahora será enviada a la Casa Blanca para que el presidente estadounidense, Joe Biden, la firme y se convierta en ley.

La ley servirá para financiar la Administración hasta el 3 de diciembre, momento en el que demócratas y republicanos tendrán que llegar a otro acuerdo para evitar un cierre de Gobierno.

Antes de la aprobación del borrador, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, resaltó la importancia de financiar la Administración en un momento en el que la economía estadounidense está intentando recuperarse de los efectos negativos de la pandemia.

Publicidad

“Los demócratas defienden a la gente y lucharemos para proteger su salud, la seguridad nacional y su bienestar. Esta legislación hace justo eso”, resaltó Pelosi.

Además, incluye ayuda para los afectados por tormentas y huracanes en los últimos meses, así como fondos para los refugiados de Afganistán que han llegado a Estados Unidos.

Antes de que la Cámara Baja diera el visto bueno a la ley, republicanos y demócratas del Senado votaron a favor de aumentar la financiación del Gobierno para evitar que se quedara sin fondos.

El miércoles por la noche, los dos partidos llegaron a un acuerdo para evitar que la primera potencia mundial se quedara sin fondos el 1 de octubre, lo que habría tenido un impacto negativo en la economía estadounidense, pero también en la mundial.

Crisis de fondos repetidas

Desde 1976, cuando se aprobaron nuevas leyes presupuestarias, la Administración se ha quedado sin fondos en unas 20 ocasiones, aunque la mayoría de las veces ha sido solo durante un día.

El cierre de Gobierno más largo, de 35 días, ocurrió durante la Presidencia de Donald Trump (2017-2021) debido a unos desacuerdos sobre los fondos para el muro que quería alzar en la frontera con México.

Cuando el Gobierno se queda sin fondos, la mayoría de las agencias gubernamentales, museos y parques nacionales cierran sus puertas, mientras que cientos de miles de empleados federales se quedan temporalmente sin trabajo y sin sueldo. (I)