NOTICIAS

Publicidad

Estudio sugiere que no se encontrará ningún cráter en el asteroide Dimorphos tras impacto del DART

DART llevaba en su interior el cubesat (satélite del tamaño de un maletín) italiano Licia.

Vistas de los asteroides Dimorphos (i) y Didymos (d). Dimorphos fue el objetivo de la primera prueba de Defensa planetaria y el impacto de la sonda DART puede haber cambiado completamente la forma del pequeño asteroide. Foto: EFE

Publicidad

Dimorphos fue el objetivo de la primera prueba de Defensa planetaria y el impacto de la sonda DART puede haber cambiado completamente la forma del pequeño asteroide, cuya composición es una débil pila de escombros que se habría formado con el material expulsado por el cuerpo al que orbita.

La nave espacial Hera de la ESA (organismo europeo) para la defensa planetaria se está preparando para un viaje a la lejana luna asteroide Dimorphos, que orbita alrededor de su cuerpo progenitor Didymos.

Una de las primeras características que buscará Hera es el cráter dejado en Dimorphos por su misión predecesora DART, que impactó el asteroide para desviar su órbita. Sin embargo, un nuevo estudio de simulación de impacto publicado en Nature Astronomy sugiere que no se encontrará ningún cráter. Es probable que el impacto del DART contra su superficie en septiembre de 2022 haya remodelado todo el cuerpo, un hallazgo importante tanto para la ciencia de los asteroides como para la defensa planetaria.

Publicidad

Cambió la forma del asteroide

La misión DART (Prueba de Redireccionamiento de un Asteroide Binario) testó con éxito la capacidad de desviar un asteroide con un impactador cinético, una sonda kamikaze lanzada contra Dimorphos. Una técnica para potencialmente defender la Tierra de un objeto procedente el espacio.

Las simulaciones y parámetros usados para esta investigación apuntan la posibilidad de que el impacto de DART “haya cambiado completamente la forma del asteroide, sin que haya quedado en su superficie un cráter bien definido”.

Así lo explica a EFE Isabel Herreros Cid, investigadora del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) y una de las firmantes del estudio, realizado por un equipo internacional encabezado por la Universidad de Berna.

Publicidad

Dimorphos, de un tamaño similar a la Gran Pirámide de Egipto, forma un sistema binario junto a Didymos, un asteroide de mayor tamaño al que orbitaba cada 11 horas y 55 minutos y, tras el impacto de la misión DART de la NASA, ese periodo orbital se redujo en 33 minutos, según confirmaron estudios publicados el año pasado.

DART, que se lanzó contra el asteroide a una velocidad de 6,6 kilómetros por segundo, llevaba en su interior el cubesat (satélite del tamaño de un maletín) italiano Licia, el cual se separó de la sonda unos días antes para observar y tomar datos de la colisión y los momentos posteriores.

Publicidad

Las simulaciones hechas por los investigadores que más se aproximan a las observaciones del impacto indican que Dimorphos es una pila de escombros con una fuerza de cohesión débil, similar a asteroides como Bennu y Ryugu, y que carece de grandes rocas en su superficie.

¿Con qué frecuencia los asteroides chocan contra la Tierra?

Al ser un asteroide muy pequeño, con una gravedad mínima, el agregado de rocas y regolito está muy poco cohesionado y es “muy fácil desplazarlos de su posición inicial”, lo que hace posible, apunta Herreros, que el impacto “haya cambiado completamente la forma del asteroide”, un proceso conocido como deformación global, y sin dejar “en su superficie un cráter bien definido”.

Esta poca cohesión del material facilitó que se desprendiera gran cantidad de material en dirección contraria al impacto de DART, favoreciendo el impulso del asteroide y “originando un desplazamiento mayor del que hubiera tenido si hubiera sido un cuerpo sólido”.

La posible remodelación de Dimorphos podría tener consecuencias en la propia dinámica del asteroide y, por tanto, la del sistema binario que forma con Didymos.

Publicidad

En los sistemas planetarios “existe un delicado equilibrio” entre los movimientos de rotación y traslación de los cuerpos. Al alterar la masa y geometría de uno de los componentes -explica Herreros- ese equilibrio puede verse alterado, produciendo una ligera inestabilidad del sistema, que “tardará tiempo para adaptarse a sus nuevas condiciones”.

El asteroide Dydimos, al que orbita Dimorphos, objetivo del primer intento de desviar la trayectoria de un asteroide. EFE/JPL DART Navigation Team Foto: EFE

Sobre el origen de Dimorphos (de unos 160 metros de diámetro), el estudio indica que “parece ciertamente posible” que se formara a partir de material expulsado y reacumulado de Didymos, su compañero mayor, de 780 metros, dice la científica.

Para este estudio se han usado modelos y parámetros basados en datos del sistema binario antes y después del impacto, observaciones desde Tierra y el conocimiento de asteroides análogos, aunque se siguen desarrollando otros para contemplar todos los posibles escenarios.

Hera, la nave espacial de la ESA, que tiene previsto despegar en octubre y llegar en 2026, permitirá conocer “con certeza” datos del sistema binario de asteroides como la composición, morfología, topografía, campo gravitatorio e “incluso obtendremos información sobre su interior, lo cual arrojará luz sobre su formación y evolución, e incluso de los orígenes de nuestro propio Sistema Solar”. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad