Etiopía acusó este jueves al director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, de usar su posición para “conseguir el apoyo del Norte Global” hacia los rebeldes de la región de Tigré (norte).

Tedros lamentó este miércoles el bloqueo de la ayuda humanitaria en esa región etíope por parte del Ejército del país africano.

“Ese comentario solo fue uno entre los muchos comentarios poco éticos que ha hecho el director general de la OMS. No es de extrañar”, señaló Billene Seyoum, portavoz del primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, en una rueda de prensa en Adís Abeba.

Publicidad

Según Billene, las organizaciones humanitarias han mandado enormes cantidades de comida y otros productos a la región de Tigré -donde el Gobierno federal etíope libra una guerra con el Frente Popular de Liberación de Tigré (FPLT)- desde el pasado marzo, cuando las autoridades declararon una "tregua humanitaria indefinida".

"Si el director general de la OMS quiere amplificar la retórica de una organización designada como un grupo terrorista, es aconsejable negarle un puesto de tan alto nivel", añadió Billene.

Además, la portavoz aseguró que el Gobierno central está preparado para restablecer "sin condiciones previas" el funcionamiento de servicios básicos, si bien lamentó que el FPLT está obstaculizando estos esfuerzos.

Según Billene, el FPLT continúa acumulando armas, reclutando a la fuerza a muchos jóvenes y robando los materiales humanitarios que llegan a la región para usarlos en su propio beneficio.

Publicidad

"Sin embargo, el Gobierno mantiene sus llamamientos para la paz, a pesar del desinterés del FPLT", agregó la portavoz, que aseguró que Adís Abeba estaba preparada para empezar conversaciones de paz "durante las próximas semanas".

Tedros, un tigrino que lideró los ministerios de Salud y de Asuntos Exteriores de Etiopía, también afirmó este miércoles en una rueda de prensa en Ginebra que la catástrofe humanitaria de Tigré es "la peor del mundo", pero la comunidad internacional sigue ignorándola "por el color de piel" de las personas que la sufren.

No era la primera vez que Tedros aludía a una desigualdad en el interés y recursos que la comunidad internacional ha dedicado a Tigré con respecto a otras crisis, como la de Ucrania.

La guerra empezó el 4 de noviembre de 2020, cuando el Abiy, ordenó una ofensiva contra el FPLT -partido que gobernaba la región- en respuesta a un ataque a una base militar federal y tras una escalada de tensiones políticas.

Publicidad

Unas 9,4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en Tigré, así como en las regiones vecinas de Amhara y Afar, como consecuencia de los enfrentamientos, según la ONU.

Además, miles de personas han muerto y unos dos millones han tenido que abandonar sus hogares debido a la violencia.

Desde el pasado marzo, cuando el FPLT anunció un “cese de las hostilidades” sujeto al cumplimiento de la “tregua humanitaria indefinida” del Gobierno etíope, ambas partes se han acusado mutuamente de obstaculizar unas posibles conversaciones de paz. (I)