El oficialismo argentino se anotó una contundente derrota en la mayoría de los distritos del país según el escrutinio provisional de las elecciones primarias celebradas ayer, en las que 34 millones de ciudadanos estaban llamados a elegir a los candidatos para los comicios legislativos del 14 de noviembre.

Este domingo, las listas de precandidatos a diputados presentadas por el gobernante Frente de Todos fueron las más votadas en sólo 7 de las 24 jurisdicciones argentinas, y las de senadores solamente fueron las más votadas en 2 de las 8 provincias a las que este año les toca elegir representantes para la Cámara Alta.

Positiva reacción de los mercados

Publicidad

Los activos argentinos reaccionaron en positivo este lunes a la derrota del oficialismo en las elecciones primarias que se celebraron este domingo, ya que se registraron subidas de hasta 18 % en las acciones argentinas que cotizan en Wall Street antes de que abrieran los mercados en Buenos Aires, donde luego registraron incrementos del 10,51 % mientras que el riesgo país bajaba 6 % en la apertura.

“El resultado fue sorpresivamente satisfactorio para el mercado”, dice un informe de Portfolio Personal Inversiones.

Triunfo opositor

Y es precisamente la coalición opositora a la que pertenece el expresidente Mauiricio Macri, Juntos por el Cambio, la que se ha convertido en la protagonista de la jornada, al conseguir que sus listas fueran las más votadas en la mayoría de jurisdicciones.

“Gracias a todos los que fueron a votar hoy y nos dieron una nueva oportunidad. Sabemos que es una tarea y una obligación”, expresó en su búnker electoral la precandidata a diputada por la ciudad de Buenos Aires y exgobernadora de la provincia bonaerense María Eugenia Vidal, una de las triunfadoras de la jornada.

Rumbo a las elecciones de noviembre

En estas primarias de voto obligatorio, las coaliciones podían presentar varias listas de precandidatos por formación: la más votada de cada frente que haya obtenido al menos el 1,5 % de todos los votos emitidos quedará habilitada para las generales del 14 de noviembre, en las que se renovará la mitad de diputados -con incorporaciones procedentes de todas las provincias y la capital- y un tercio del Senado, que este año solo renueva representantes de ocho distritos.

En la provincia de Buenos Aires, que congrega el 37 % del padrón nacional, las dos listas de precandidatos a diputados que presentó el frente opositor, congregan el 38,08 de los sufragios, con el 93,92 % de votos contabilizados en el conteo provisional -el definitivo, a cargo de la Justicia, se iniciará el martes próximo-.

Le sigue la lista única del oficialista Frente de Todos, encabezada por Victoria Tolosa Paz, con el 33,57 % de los sufragios, seguida por otras propuestas opositoras.

Respecto a los distritos que le siguen en importancia y con los escrutinios provisionales prácticamente concluidos, en la provincia de Córdoba también aventajan las listas de la misma coalición opositora con el 47,55 % de votos para diputados y el 47,80 % para senadores; en Santa Fe con el 40,31 % para la Cámara Baja y el 40,10 % para la Alta; y en la ciudad de Buenos Aires el 48,19% para diputados.

Renovación de diputados

Para estas primarias de voto obligatorio, conocidas como PASO, estaban llamados a sufragar 34,3 millones de argentinos, en cuyas manos quedaron definir las listas que competirán en los comicios de noviembre, cuando se renovarán 127 de los 257 escaños de la Cámara de Diputados -donde ahora ningún grupo tiene mayoría absoluta- y 24 de los 72 del Senado, dominado por el oficialismo, aunque para la Cámara Alta esta vez solo se eligen representantes de ocho provincias.

Las coaliciones tenían la posibilidad de presentar varias listas de precandidatos en cada provincia, y la más votada de cada frente que haya obtenido al menos el 1,5 % de todos los votos emitidos en las primarias queda habilitada para las generales de noviembre.

Estas PASO también fueron cruciales para la oposición, que trata de ordenar liderazgos tras la derrota de Macri en 2019. (I)