NOTICIAS

Publicidad

Mujeres iraníes caminan en Teherán. Foto: ATTA KENARE / AFP Foto: AFP

Publicidad

El pasado 13 de septiembre, Mahsa Amini estaba de visita en Teherán, Irán, con su hermano y sus primas cuando fue detenida al salir del metro en el centro de la capital.

Acusada de llevar un atuendo “inapropiado”, fue conducida a los locales de la policía de la moral, encargada de vigilar el estricto código de vestimenta de la República Islámica para las mujeres.

Mahsa Amini se desmayó en una oficina después de un intercambio con una policía, según un breve video de vigilancia difundido por las autoridades.

Publicidad

Irán sustituirá la policía de la moral con tecnología, pero igual seguirá controlando las vestimentas de las mujeres

La joven, originaria de Kurdistán iraní -que se preparaba para ingresar a la universidad-, murió tres días más tarde en el hospital.

El estado niega cualquier implicación en su muerte.

Mahsa Amini. Foto: AFP

El epitafio grabado en su tumba -”No has muerto Mahsa, tu nombre se convierte en un símbolo”- lo dice todo.

Publicidad

Mahsa Amini se convirtió en un rostro reconocido por la población iraní y también más allá de las fronteras del país.

Para muchos, personifica la lucha contra la obligación de llevar el velo y se convierte en la figura unificadora de la protesta.

Publicidad

“Desconocida antes de su muerte, Mahsa se convirtió en un símbolo de opresión y su rostro inocente refuerza esta imagen”, resume el politólogo Ahmad Zeidabadi.

La cólera provocada por su muerte se hace eco de “una serie de problemas como la crisis económica, la actitud de la policía de la moral, e inclusive de cuestiones políticas como la descalificación de candidatos en las elecciones”, explica el sociólogo Abbas Abdi.

-Cada vez más mujeres sin velo en Irán

En octubre y noviembre, las protestas se intensificaron, a menudo iniciadas por jóvenes sin líder ni programa político. Solamente la demanda de igualdad entre hombres y mujeres y de una mayor apertura en el país.

El poder denuncia “disturbios” orquestados desde el extranjero, especialmente por Estados Unidos y los opositores exiliados, muy activos en las redes sociales.

Publicidad

El número de víctimas de las manifestaciones es elevado: cientos de muertos y miles de detenidos, cuatro de ellos ejecutados.

En febrero, al constatar un reflujo del movimiento, las autoridades comenzaron a liberar a más de 82.000 detenidos, de los cuales 22.600 “estaban relacionados con los disturbios”, indicó esta semana el jefe de la autoridad judicial, Gholamhossein Mohseni Ejei. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad