Este viernes mujeres rurales de América abogaron por una mayor participación en instancias de decisión y en la elaboración de políticas públicas en el sector agrícola, además de que se les facilite el acceso al crédito y a actividades educativas y de capacitación tecnológica.

“Debemos tener conciencia de que el empoderamiento de las mujeres rurales pasa por una mayor participación en instancias de decisión, en el acceso a actividades educativas y de capacitación. En fin, garantizar la participación creciente en espacios de decisión política y en todos los niveles”, expresó la líder rural brasileña Jussara Dantas de Souza.

Dantas de Souza fue una de las participantes del foro “Prioridades en la Agenda de Género”, organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en el marco del Día Internacional de las Mujeres Rurales.

La líder brasileña explicó que una mayor integración de las mujeres rurales en la educación y en seminarios tecnológicos es clave para que adquieran conocimientos y se inserten en una nueva generación de empresarios más tecnológicos y conscientes del medio ambiente.

Publicidad

La costarricense Evelyn Alvarado, hizo énfasis en la necesidad de las mujeres rurales en el acceso al crédito para impulsar sus proyectos, lo que muchas veces se dificulta por la falta de títulos de propiedad de sus tierras.

Además, resaltó que la capacitación y el acceso a la educación también son claves para el desarrollo de las mujeres en el campo.

En el foro también participaron la beliceña Jolie Pollard, la peruana Lucila Quintana, y la guatemalteca Petrona Pérez, todas ellas mujeres rurales que compartieron sus experiencias y señalaron los retos que enfrentan a diario.

Ellas coincidieron en que las políticas públicas deben favorecer de forma integral el empoderamiento y la igualdad de género, así como luchar contra la discriminación y mejorar la conectividad de internet en las zonas rurales del continente.

Por su parte, el director general del IICA, Manuel Otero, resaltó el papel que juegan las mujeres rurales en la seguridad alimentaria del continente y en la protección del medio ambiente.

Comentó que en América Latina y el Caribe hay 58 millones de mujeres que viven en el campo, a quienes calificó como “guardianas” de las zonas rurales, pues son “responsables de la seguridad alimentaria y la preservación de la biodiversidad”.

Publicidad

Otero lamentó que pese a la importancia de las mujeres rurales en el continente, solo el 30 % de ellas posee tierras agrícolas y las que las tienen, son propiedades de menor tamaño y de peor calidad.

Agregó que otros problemas que enfrentan son los altos índices de pobreza y pobreza extrema, además de que en muchas ocasiones ellas son las responsables de cuidar a los niños.

Otro dato indica que las mujeres rurales perciben solo la mitad de los ingresos que reciben las mujeres urbanas, y un tercio de los ingresos de los hombres urbanos.

“Desde el IICA estamos ocupados y concentrados en dar acciones concretas y dar pasos para intentar revertir esta deuda histórica que se manifiesta en una flagrante desigualdad en las condiciones en que las mujeres rurales participan en todos los ámbitos de la vida rural”, expresó Otero, al enumerar una serie de iniciativas del instituto para visibilizar y apoyar a las mujeres del campo. (I)