Tras las elecciones regionales en las que participaron los principales partidos de la oposición luego de varios años, el líder opositor de Venezuela Juan Guaidó -reconocido por varios países como presidente interino, pero sin control interno- pidió este sábado la reunificación del bloque antichavista en el país caribeño para lograr un “acuerdo de salvación nacional” y elecciones presidenciales “libres” que “permitan la solución a la crisis”.

Esto, mientras la misión de la Unión Europea (UE), que rompió una ausencia de 15 años para acompañar las elecciones regionales en Venezuela de hace dos semanas, informó que abandonará el país el domingo, tras siete semanas de trabajo en las que identificó varias irregularidades en el proceso.

Dos días después de los comicios, en los que el chavismo arrasó en la mayoría de los cargos, la jefa de la misión, Isabel Santos, presentó conclusiones preliminares en las que constataron “mejores condiciones” que en votaciones previas, según AFP. No obstante, detectaron irregularidades como el uso de recursos públicos en la campaña, la inhabilitación “arbitraria” de candidatos y el establecimiento de puntos de control del partido de gobierno en centros de votación.

Al negar las irregularidades reportadas por la misión, el presidente del régimen, Nicolás Maduro, tildó a los observadores europeos de “enemigos” y “espías”.

Publicidad

Además de la presencia de observadores internacionales, que incluyeron pequeños paneles del Centro Carter y Naciones Unidas, las elecciones vieron el regreso de los principales partidos de oposición, después de marginarse en las elecciones presidenciales de 2018, en las que fue reelecto Maduro, y las parlamentarias de 2020, en los que el chavismo recuperó el control del Congreso. Denunciaron, entonces, ambos procesos como “fraudulentos”.

Cuestionada por los principales líderes del chavismo, la misión de la UE hará público un informe final “que incluirá recomendaciones para futuros procesos electorales”, durante una visita en enero o febrero próximo, que será avisada a las autoridades previamente.

El Centro Carter publicó el viernes un informe preliminar que también reflejó “patrones de represión política, restricciones severas a los derechos de participación política y libertad de expresión, ventajismo manifiesto del gobierno y desigualdad de condiciones”.

Pero “a pesar de estos déficits democráticos”, las negociaciones entre sectores de la oposición y el oficialismo dieron lugar a cambios importantes como la recomposición del ente electoral CNE y la presencia de la observación internacional.

En tanto, Guaidó aseguró que lo sucedido en el estado Barinas -cuna del fallecido presidente Hugo Chávez-, donde el Tribunal Supremo de Justicia ordenó la repetición de las elecciones para el cargo de gobernador, es un “ejemplo” para el “mundo” de que en el país caribeño no hay “Estado de derecho que garantice el respeto de la voluntad de la gente”, según EFE.

En un comunicado, publicado por el Supremo, el mismo que ordenó repetir las elecciones, también se indicó que “las proyecciones consignadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE), dan un porcentaje de votos a favor del candidato Freddy Superlano, del 37,60 % con respecto al 37,21 % de votos obtenidos por el candidato (oficialista) Argenis Chávez”.

Ante esta situación y no lograr llegar a un consenso, la Sala Electoral del Tribunal Supremo declaró, “de mero derecho, la resolución de la acción de amparo constitucional interpuesta con solicitud de medida cautelar” y resolvió inhabilitar para el ejercicio de cualquier cargo público al opositor Freddy Superlano.

La inhabilitación se anunció después de que Freddy Superlano pudiera inscribirse en el sistema automatizado del CNE como candidato, sin que este anulara su postulación por defecto de forma o datos, como sí hizo con otros aspirantes. (I)