La brasileña Françoise de Souza Oliveira, acusada de planear el asesinato de su marido, el embajador de Grecia en Brasil, Kyariakos Amiridis, fue condenada a 31 años de prisión por la muerte del diplomático, ocurrida en 2016 en Río de Janeiro informó este sábado el Tribunal Regional de Justicia.

Junto con la viuda, fue condenado a 22 años de prisión el policía Sérgio Gomes, quien fuera su amante y quien según la fiscalía ejecutó el crimen. El diplomático fue encontrado calcinado dentro de un vehículo en un municipio de la zona metropolitana de Río de Janeiro.

El juicio, que duró tres días y en el que se escuchó a 18 testigos, fue presidido por la jueza Anna Christina da Silveira Fernandes que en su sentencia calificó el crimen de “acto bestial” por la forma en que se realizó y por haberse efectuado en las fiestas de fin de año.

La víctima llevaba 15 años de casado con la brasileña Souza Oliveira. Foto: El Clarín

El cuerpo del embajador que estaba calcinado dentro de un vehículo en un suburbio de Río de Janeiro, fue hallado por las autoridades el 29 de diciembre de 2016, horas después que la esposa del diplomático se presentara en una comisaría para denunciar la desaparición del diplomático.

El hallazgo de manchas de sangre en un sofá de la vivienda que el diplomático compartía con su esposa y las imágenes de las cámaras de seguridad en el conjunto residencial llevaron a la Policía a sospechar de un crimen pasional y dos días después del crimen pidieron la captura de la esposa, su amante y un tercer sospechoso.

Kyriakos Amiridis, que murió a los 59 años de edad, fue cónsul de Grecia en Río de Janeiro entre 2001 y 2004 y había asumido como embajador en Brasilia a comienzos de 2016.

Abogado de la Universidad de Aristóteles de Tesalónica, Amiridis comenzó su carrera diplomática en 1985 y antes de asumir como embajador en Brasilia fue titular en Libia entre 2012 y 2016.

Llevaba 15 años de casado con de Souza Oliveira con quien tuvo una hija, que tenía apenas 10 años cuando su padre fue asesinado. (I)