La toma de dos guardias de prisión como rehenes por dos peligrosos detenidos en Suecia concluyó el miércoles con su liberación tras nueve horas de negociación y la entrega de una veintena de pizzas de kebab en el centro penitenciario.

Los guardias, que fueron liberados en dos tiempos, “no resultaron heridos y se van a reunir con sus familias”, explicó a la AFP Stina Lyles, una portavoz de la administración penitenciaria sueca.

En torno a las 12h30 local (10H30 GMT) del miércoles, dos detenidos del centro penitenciario de alta seguridad de Hällby, cerca de la ciudad de Eskilstuna, lograron entrar en el espacio reservado a los guaridas de prisión, según contó Torkel Omnell, otro responsable penitenciario.

En el interior se encontraban dos guardias, que quedaron retenidos. “Después enviamos un mediador al lugar” y la policía fue movilizada, explicó Omnell.

Los secuestradores impusieron dos condiciones para la liberación de los rehenes, según varios medios suecos: un helicóptero para huir y veinte pizzas con carne kebab para compartir entre los detenidos.

“Sí, se entregaron las pizzas”, dijo Lyles a la AFP. Hällby Pizzeria confirmó que había entregado el inhabitual pedido, aunque le faltó carne.

“(La administración penitenciaria) no explicó gran cosa cuando hicieron el pedido. Y no me han pagado, simplemente vinieron a buscar las pizzas y se fueron”, dijo a la televisión pública SVT Beshar Toma, el pizzaiolo.

Los dos detenidos, que purgan dos largas condenas por homicidio, fueron trasladados a la comisaría para un interrogatorio por “secuestro”, según la policía. (I)