El Consejo Nacional Electoral (CNE) ratificó la legalidad de la directiva del partido Izquierda Democrática (ID) que se renovó en una convención nacional realizada en Manabí el 30 de abril pasado.

En una plenaria virtual que se llevó a cabo la noche de este 16 de julio, el pleno del Consejo Electoral, con cuatro votos a favor, resolvió que la convención nacional realizada en Rocafuerte (Manabí), en la que se desconoció a Guillermo Herrera como presidente y se designó a Enrique Chávez, en esa dignidad, estuvo apegada a los estatutos internos de dicha agrupación política.

Los votos a favor del informe jurídico fueron de los consejeros José Cabrera, Enrique Pita, Diana Atamaint y Esthela Acero. La consejera Elena Nájera no participó porque se encontraba con permiso médico.

Publicidad

La resolución se tomó al observarse que la convención nacional cumplió con el estatuto orgánico del partido, con la participación de 16 directores provinciales, así como la convocatoria se hizo con base en las disposiciones estatutarias.

Izquierda Democrática asegura que su presidente nacional es Guillermo Herrera, independientemente de reunión en Manabí

De esta forma, se reconoce la presidencia de la Izquierda Democrática de Enrique Chávez, y queda en firme la remoción de Guillermo Herrera.

De acuerdo con el informe del organismo electoral, el artículo 12 del estatuto orgánico de la ID, la convención nacional es el órgano de mayor jerarquía y autoridad. Del acta de ese cónclave, realizado el 30 de abril, se corrobora que uno de los puntos a tratar fue “el análisis de la situación política del partido y resolución”.

De esta evaluación surgió una moción en la que se propuso remover de sus funciones al presidente del partido político, Guillermo Herrera, la misma que se aprobó por unanimidad de los presentes.

Publicidad

Tras la remoción de Herrera, actual prefecto del Carchi, se encargó la presidencia al segundo vicepresidente Enrique Chávez Vásquez.

Para el Consejo Electoral, lo actuado por las bases de esta organización política se apegó a los artículos 14 y 23 del estatuto interno; y en el encargo a Chávez, se habría acatado la sucesión correspondiente.

Durante la votación, la presidenta del Consejo, Diana Atamaint denunció que, a propósito de este conflicto interno en el partido, habría recibido llamadas telefónicas y mensajes de texto amenazándola. El organismo electoral “no se someterá a presiones”, sentenció.

Con ella se solidarizaron sus colegas José Cabrera, que coincidió en que “jamás van a actuar por presiones”, y del vicepresidente Enrique Pita, que calificó de “inconcebible que pretendan intimidarlos y amedrentarlos” para tomar una decisión. Resaltaron que sus actuaciones se dan en cumplimiento de la Constitución y la ley, y no por presiones políticas.

Publicidad

La ID, presidida por Chávez, en una misiva divulgada en redes sociales, resaltó la decisión del CNE y se ofreció continuar con los “procesos internos de manera legal, transparente y respetando los derechos de participación de la militancia”.

Horas antes de esta plenaria, Guillermo Herrera, suscribió un comunicado que se divulgó en redes sociales, en el que cuestionó que el partido naranja está “amenazado por intereses espurios que buscan lesionar a la organización a través de presiones para que se cometan actos contrarios a la ley y Constitución”.

Izquierda Democrática dividida por separación de los asambleístas Alejandro Jaramillo y Johanna Moreira

Rescató que han venido realizando diálogos internos para encontrar una reconciliación entre sus afiliados; sin embargo, “otros intereses que actúan a la sombra pretenden sabotear dicho proceso con el fin de caotizar nuestro proceso de elecciones primarias”, en la que se escogerá a los precandidatos para los comicios seccionales del 5 de febrero del 2023.

El dirigente político exhortó al Consejo Electoral a que les permita continuar con los procedimientos de democracia interna, primarias y selección de candidatos, otorgándoles las claves de acceso al sistema electoral “sin insistir en el bloqueo administrativo”.

Publicidad

En todo caso, la decisión del Consejo Nacional Electoral puede ser apelada ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE). (I)