Dos personas que fueron indultadas por el presidente Guillermo Lasso dejaron este miércoles el Centro de Rehabilitación Social de Sucumbíos.

Los liberados, Carlos Chacha y Gonzalo Villamil, cumplían una condena de cuatro años por el delito de paralización de servicios públicos durante las protestas de octubre del 2019.

Tras pasar dos años recluidos, el primer mandatario dispuso su libertad con la firma del decreto 245, en el que concede “el indulto presidencial”, que consiste en el perdón de las penas privativas de libertad y multas que les han sido impuestas.

Chacha y Villamil fueron recibidos por familiares y autoridades afuera del centro de rehabilitación, donde habían sido trasladados hace dos meses desde la cárcel de Archidona, ubicada en la provincia de Napo.

“Para nosotros fue una sorpresa recibir la noticia del indulto, pensábamos que era una mentira más, quisiera que a nosotros no nos vean como un trofeo de campaña, estaremos junto al pueblo símbolo de unidad y solidaridad no de egoísmo político”, dijo Villamil.

Con este indulto ya son ocho los liberados de nueve personas, incluidos el prefecto Amado Chávez y el exasambleísta Yofre Poma, quienes fueron sentenciados por paralización de servicio público tras la toma de la estación de bombeo de Petroecuador de Nueva Loja durante las protestas del 7 de octubre de 2019. (I)