En mayo, julio y agosto de 2023 fueron los tres momentos que el Centro de Inteligencia Estratégica (CIES) emitió alertas sobre el riesgo “muy alto” que corría Fernando Villavicencio, excandidato presidencial y exasambleísta, asesinado el 9 de agosto de ese año.

Los dos primeros avisos también abarcaron a otras figuras políticas, por el contexto de las elecciones anticipadas.

La información fue proporcionada por el coronel en servicio pasivo (sp) Fausto Cobo, exdirector del CIES, ante la comisión especializada ocasional de la Asamblea Nacional, que investiga el crimen de Villavicencio.

Publicidad

El exfuncionario reiteró que no era responsabilidad del Centro de Inteligencia brindar protección a Villavicencio o cualquier persona, que aquello es responsabilidad de la Policía Nacional, al igual que la implementación de acciones a nivel operativo.

La primera alerta fue el 22 de mayo, cinco días después de la muerte cruzada. Se difundió a los subsistemas de la Dirección General de Inteligencia (DGI) y G2, de la Policía Nacional. El CIES informó que los candidatos que participen en las elecciones presidenciales y legislativas anticipadas de ese año “podrían ser víctimas de atentados, considerando que la seguridad sería el enfoque principal de la plataforma política y propuestas de campaña”. Cobo explicó a los asambleístas que los subsistemas debían orientar todo el esfuerzo en el nivel operativo y táctico para la protección de los postulantes.

En el caso de Villavicencio, el exdirector del CIES señaló que era evidente el riesgo que enfrentaba porque denunció públicamente al crimen organizado, al terrorismo y la corrupción. Además, recordó que el excandidato en varias ocasiones dio a conocer las amenazas de muerte que recibió.

Publicidad

La segunda alerta fue el 31 de julio, mientras estaba en curso la primera vuelta electoral. Cobo indicó que el tema se trató en una reunión en la Sala de Guerra del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, en la que estuvieron presentes Diana Atamaint, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE); José Cabrera, vocal del CNE; los ministros de Gobierno y de Defensa, Henry Cucalón y Luis Lara, respectivamente; generales del Ejército y miembros de la DGI y G2 de la Policía.

Los objetivos de la alerta fueron Fernando Villavicencio y Jan Topic (candidato presidencial del Partido Social Cristiano), porque ambos ofrecían en campaña que combatirían al crimen organizado. En el caso de Topic, los riesgos se incrementaron porque se acercó varias veces a las prisiones.

Publicidad

Según el análisis del CIES, “los ataques podrían perpetrarse tanto por grupos de delincuencia organizada (GDO) como por otros actores con intereses particulares, que aprovecharían la coyuntura política y de seguridad para desviar la atención de las investigaciones”.

En una lámina que Cobo presentó a la comisión ocasional se mostró un extracto de un aviso que dio el jefe de seguridad de Fernando Villavicencio, mientras era candidato presidencial.

El agente reveló que el 28 de julio, en la ciudad de Manta, varios sujetos no identificados, que se movilizaban en dos vehículos, abordaron a uno de los colaboradores del político y le entregaron un mensaje de parte de Adolfo Macías Villamar, alias Fito (líder de Los Choneros).

“Esta es la última vez que tu candidato toca el nombre de Fito, la próxima le vamos a dar a él y a todos los que están con él” habría sido el mensaje, de acuerdo con la información divulgada por Cobo.

Publicidad

La última alerta del CIES fue el 7 de agosto, dos días antes del asesinato de Villavicencio, y también se difundió a la DGI y G2. El análisis tenía que ver con las amenazas de muerte que recibió el excandidato, que presuntamente tendrían relación con discursos políticos contra la inseguridad.

No se descartaban atentados a otros candidatos por parte de grupos de delincuencia organizada. Y además se anticipó que “podrían registrarse actos violentos en contra de autoridades electas”.

El exdirector del CIES enfatizó que la institución no realiza un trabajo de geolocalización o intercepción de llamadas. Que tampoco manda sobre la Policía Nacional ni las Fuerzas Armadas.

“Existieron varias apreciaciones semanales (informes). Y en todas las apreciaciones había el peligro que corría Fernando (Villavicencio)”, manifestó Cobo, al tiempo de reiterar que la Policía Nacional es la encargada de establecer los perfiles de riesgo y determinar la protección que requiere una persona.

La comisión ocasional tiene hasta el 28 de febrero para entregar su informe; no obstante, se planea solicitar más plazo al presidente de la Asamblea Nacional para culminar la investigación.

Para la próxima semana se esperan las comparecencias de Mónica Palencia, ministra del Interior (e); y Juan Zapata, exministro del Interior. (I)