Mocha, TUNGURAHUA

El hecho causó conmoción entre la población del cantón Mocha, en el sur de Tungurahua. El hallazgo del cuerpo sin vida de una menor de 16 años en medio de matorrales en un bosque en el sector de Puyuco, vía a Las Piedras, ocurrió el 23 de junio.

En aquella ocasión, la presunción preliminar apuntó a que los celos fueron la motivación del crimen, pero luego de las investigaciones trascendió que el responsable del asesinato sería presuntamente el padre de la víctima, que estaba en estado de gestación.

En la audiencia de formulación de cargos que se realizó el miércoles de esta semana en la Unidad Multicompetente del cantón Quero, con base en los elementos de convicción presentados por Fiscalía, la jueza dictó prisión preventiva contra Juan C. F. como el presunto responsable del crimen de su hija de 16 años.

Adolescente acusa a su padre de abuso sexual, en Los Ríos

Desde la Fiscalía se informó que la instrucción fiscal durará noventa días, tiempo en el que se esclarecerán los hechos. La jueza dispuso que se gire la boleta de detención respectiva para la inmediata comparecencia del presunto responsable del hecho al proceso penal.

En la audiencia de formulación de cargos, la fiscal de Quero, Elizabeth Córdova, dio a conocer que los hechos ocurrieron el pasado 23 de junio cuando en el sector de Puyuco, vía a Las Piedras, se encontró el cadáver de la adolescente P. F. I. L. y a 20 metros un martillo con el que se presume que Juan C. F. la atacó hasta fracturarle el cráneo.

Además, con el fin de sustentar el inicio del proceso penal, Fiscalía presentó como elementos de convicción el informe del análisis biológico de ADN (que confirmó que el presunto victimario es padre de la víctima) y el análisis comparativo de perfiles genéticos en uñas y partes íntimas de la víctima, los que coinciden con fluidos del procesado en el 99,9 %.

El informe de reconocimiento del lugar de los hechos y de evidencias, el parte policial investigativo, la autopsia médico-legal practicada a la víctima (que determinó una muerte violenta por fractura de base y bóveda craneana; traumatismo craneoencefálico por objeto contundente) también evidenciaron un embarazo de seis semanas. (I)