Mientras en el Batallón del Suburbio, en el Cisne 2 y en el Guasmo decenas de infantes de Marina realizaban operativos de control tras la declaratoria del estado de excepción, un grupo de delincuentes armados asaltó la mañana de ayer un almacén ubicado en la intersección de las avenidas Ernesto Albán y 25 de Julio, en el sur de Guayaquil.

Cuatro hombres ingresaron al negocio, desarmaron a los guardias de seguridad y golpearon al supervisor y otros trabajadores para que entreguen la clave de la caja fuerte.

“Le dieron dos cachazos en la cabeza al supervisor, ya se lo llevaron al hospital Teodoro Maldonado para que le hagan las curaciones”, contó un allegado.

Cuatro delincuentes se llevaron $80.000 de un almacén ubicado en la av. 25 de Julio, sur de Guayaquil. Foto Jorge Guzman Foto: El Universo

Se llevaron el dinero que sería de las ventas del lunes pasado, alrededor de $ 80.000, informó el coronel Ricardo Manitio, jefe del Distrito Sur de la Policía.

Publicidad

Tras el robo, los delincuentes huyeron en dos motos. Manitio organizó un operativo para dar con los ladrones, cuyo accionar quedó grabado en las cámaras de videovigilancia.

Horas después, en el Guasmo sur, se reportó otro asesinato. Un hombre recibió cuatro disparos cuando iba en un vehículo. En el mismo automotor sus allegados lo trasladaron al hospital del Guasmo, donde se confirmó el deceso.

A la misma hora, también se conoció que había fallecido la esposa de un policía que fue asaltada la tarde del lunes por sacapintas cuando llegaba con su esposo a comprar materiales de construcción a un local, luego de retirar $ 6.000 de un banco cercano.

Hombres en moto los siguieron desde el banco y los atacaron cuando entraban a hacer las compras. La mujer de 33 años murió cuando era intervenida en el hospital Guayaquil.

Estos hechos se suman a los doce asesinatos registrados este fin de semana en Guayaquil y que motivaron la noche del lunes la declaratoria del estado de excepción del presidente Guillermo Lasso. Esta decisión, adoptada ante la “grave conmoción interna”, permitió que los militares salgan a patrullar ayer las calles. Solo en Guayaquil son 1.500 uniformados que vigilarán las calles y harán control de armas y droga.

Los militares pararon buses, carros particulares, motos y hasta tricimotos. Pidieron identificaciones a los ocupantes y revisaron los antecedentes penales.

Publicidad

Guayaquil.- 19/10/2021 Infantes de Marina ya están en las calles del suburbio de Guayaquil tras el anuncio del estado de excepción a nivel nacional. FOTO  Jorge Guzman Foto: El Universo

El teniente Humberto Velásquez, de la Infantería de Marina, llegó con al menos 70 hombres de su unidad y se ubicaron en la calle F, al final de la calle 38. Allí, en el desvío del cementerio del suburbio, revisaron decenas de automotores, sin novedad. Luego se dirigieron a la isla Trinitaria y a Cisne 2 para realizar los operativos de control.

Durante 60 días los militares estarán patrullando en las calles del país. El Decreto Ejecutivo número 224 indica que “se dispone la movilización de las Fuerzas Armadas en la provincias de El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos”.

Según Augusto Durán Ponce, abogado constitucionalista, el estado de excepción es una medida extrema durante períodos de disturbio, zozobra, alteración del orden, amenazas naturales o antrópicas que afectan la seguridad pública del Estado.

Indicó que Ecuador ahora es utilizado como bodega y para el tránsito de drogas. Además, el país se ha visto azotado por los altos índices de violencia por efecto del narcotráfico.

En el decreto, el Gobierno esgrimió que en las últimas semanas se han registrado aumentos en actividad delictiva que afectan la seguridad ciudadana en todo territorio nacional, produciendo un incremento de la tasa de homicidios intencionales de 10,62 % por cada 100.000 habitantes.

Tras un análisis de las cifras nacionales de los últimos cinco años, se detectó que las muertes intencionales casi se han duplicado desde el 2016. Pasaron de 5,81 por cada 100.000 habitantes a 10,62 muertes por cada 100.000 habitantes. En el 2016, a nivel nacional, hubo 969 crímenes, mientras en lo que va del 2021 ya van 1.890 casos.

El Gobierno ligó el aumento de la actividad delictiva y la intensidad de esos hechos a una retaliación hacia acciones que ha emprendido el Estado para reestablecer el orden público.

El decreto ejecutivo alude que en lo que va del año se han detectado 147 toneladas de droga. El año pasado (de enero a diciembre) se decomisaron 128 toneladas.

“Cuando el narcotráfico crece, aumentan también el sicariato, asesinatos, robos a domicilios y vehículos. Más del 70 % de muertes violentas en Guayas está relacionado con el tráfico de drogas”, insistió Lasso la noche del lunes, mientras hacía públicas estas cifras.

Otros delitos en aumento

En cuanto a robos al estilo sacapintas, van 164 casos denunciados en la Fiscalía del Guayas. Dos mujeres han muerto en los últimos días como consecuencia de esos asaltos que se han dado incluso dentro de centros comerciales.

Y la cifra de asesinatos (homicidios intencionales) es aún más alarmante. En lo que va del 2021, solo en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón), se han registrado 522 muertes violentas. El año pasado (de enero a diciembre) fueron 290 casos. (I)