El caso de los hermanos que han sido torturados y abusados sexualmente en Naranjal y que ha conmocionado a todo el país ha causado una serie de acusaciones entre varias instituciones públicas señaladas como negligentes.

Este viernes EL UNIVERSO publicó una nota en la que Daniel Kuri, director provincial del Consejo de la Judicatura en el Ámbito Disciplinario, revelaba que el informe médico que incluía la tomografía en la que se mostraba que el menor de 6 años tenía un palo introducido en el recto era parte del expediente el día que se hizo la audiencia a la madrastra y que pese a esto, se dieron medidas cautelares a la mujer y no se procesó al padre.

La Fiscalía respondió la tarde de este viernes mediante un comunicado. La institución dice que el 6 de septiembre la Policía entregó el parte policial incompleto y que mediante un alcance, el 7 de septiembre, se entregaron el reconocimiento médico y los informes del hospital. La institución indica que otro informe médico fue entregado a la Fiscalía el 13 de septiembre y estarían esperando un nuevo informe.

La Fiscalía también insiste en que el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) conocía del caso de los hermanos desde el 4 de septiembre y que no alertó a la Fiscalía, sin embargo, la coordinadora zonal 8 de MIES, María Gabriela García, dijo a EL UNIVERSO que se enteraron la tarde del 6 de septiembre cuando una jueza de Naranjal llamó para solicitar un espacio en una casa de acogida de Guayaquil para el hermano menor, quien sigue hospitalizado y ya ha sido operado ocho veces.

El niño de 6 años seguirá hospitalizado varios meses. Ha sido operado ocho veces para reconstruir su sistema digestivo y por las quemaduras que presenta en su cuerpo. Foto: El Universo

La funcionaria del MIES dijo que la mañana del 7 de septiembre viajaron a Naranjal y constataron que ya estaba el informe en la Fiscalía y que no se había hecho el sorteo a tiempo, por lo que supuestamente se perdió la flagrancia y no se pudo detener a los sospechosos.

Según varias instituciones, el niño de 6 años llegó por primera vez a la casa de salud de Naranjal el 4 de septiembre y regresó el 5 porque empezó a convulsionar. Recién ese día los médicos habrían notificado a la Policía, pues la madrastra había dicho que las quemaduras se debían a que le había caído sopa hirviendo y que le estaba dando pastillas para la infección. Luego llegó la hermana de 8 años también con quemaduras.

El MIES informó además que con Daniel Kuri, de la Judicatura, se reunieron con Yanina Villagómez, fiscal provincial del Guayas, y que ella ordenó que se abriera una investigación y se procedió a detener a la madrastra y al padre, pero en la audiencia no les dieron prisión preventiva.

La tarde de este jueves, la Fiscalía del Guayas y el MIES allanaron la casa en Naranjal donde vive la sospechosa con el padre de los niños abusados y trasladaron a los cinco hijos de la mujer y a un bebé de 6 meses a una casa de acogida para prevenir que también sean víctimas de abuso.

La hija mayor de la sospechosa tiene 16 años y sería madre de un bebé de 6 meses. La Fiscalía investigará además en qué circunstancias ocurrió el embarazo. (I)