La presidenta del Consejo de la Judicatura (CJ), María del Carmen Maldonado, suspendió este domingo a los fiscales Érika V. y Kenneth A., quienes participaron en el proceso judicial por la tortura de dos hermanos de 6 y 8 años, en Naranjal.

“La suspensión de los servidores, que es una facultad expresa de la máxima autoridad del CJ, fue resuelta tras la declaración previa de manifiesta negligencia por parte de la Corte Provincial de Justicia de Guayas”, publicó el CJ.

Los dos fiscales y el juez de Naranjal fueron denunciados por la Asociación de Mujeres Abogadas del Guayas al considerar que actuaron de forma negligente en el caso que ha conmocionado a todo el país al conocerse las crueles torturas a las que fueron sometidos los niños. El menor de 6 años incluso tenía un palo en el recto que le causó laceraciones en los intestinos y que lo mantuvo casi dos semanas al borde de la muerte.

Luego de varias semanas el jueves 7 de octubre se emitió la resolución de la sala penal de la Corte Provincial de Justicia. La resolución indica que los funcionarios actuaron con manifiesta negligencia.

Publicidad

El padre y la madrastra de los niños fueron detenidos hace un mes, pero quedaron libres tras la audiencia por violencia. Foto: Archivo

La fiscal Érika V. fue sancionada por una supuesta “inacción al momento de tener conocimiento de que menores en el cantón Naranjal eran objeto de maltrato, lesiones y presuntos abusos sexuales, debiendo ella haber solicitado medidas de protección para los mismos, al respecto de la lectura de los informes presentados y las copias certificadas del proceso y puntualmente del mismo parte informativo”, dice la resolución.

Al fiscal Kenneth A. Q. se lo sanciona por empezar una investigación por violación (22 años de prisión) y formular cargos por violencia física (de 6 meses a 4 años), existiendo un informe médico en el que se hacen constar unas evidentes lesiones de carácter físico-sexual. Otro error fue no formular cargos contra el padre de los niños.

La sala que revisó la queja consideró que el juez Wilmer T., quien actuó en este caso, no fue hallado culpable pues habría concedido medidas cautelares a la madrastra de las víctimas por petición de la Fiscalía, pues la mujer está dando de lactar a un bebé de 8 meses.

Hasta este jueves los fiscales estaban laborando de forma regular. La Fiscalía General del Estado aún no se han pronunciado sobre la resolución judicial.

El niño de 6 años debe permanecer hospitalizado al menos seis meses porque actualmente usa una bolsa de colostomía para defecar. Foto: El Universo

Mientras tanto, los hermanos ahora están bajo la tutela del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). La niña de 8 años está en una casa de acogida, mientras que su hermano menor se recupera, pero deberá permanecer al menos seis meses hospitalizado porque usa una bolsa de colostomía para defecar. Ha sido operado varias veces para reconstruir su sistema digestivo.

La madrastra de los niños sigue con arresto domiciliario en Naranjal y el padre de los menores aún no ha sido procesado. Actualmente la fiscal Yoli Pinillo, coordinadora de la Unidad de Violencia de Género, investiga el caso desde Guayaquil. (I)