El caso de la abogada María Belén Bernal dentro de la Escuela Superior de Policía Alberto Enríquez Gallo, en el norte de Quito, abrió un nuevo debate sobre la seguridad y efectividad de este centro de formación.

La presencia de una cadete que estaba en una de las habitaciones que eran destinadas únicamente para oficiales y otras irregularidades dentro de este caso han llevado al ministro del Interior, Patricio Carrillo, a ofrecer una reestructuración de esta escuela de formación.

Bernal ingresó la madrugada del 11 de septiembre a la escuela de formación, pero no hubo información de su salida. El 21 de septiembre fue hallada muerta en el cerro Casitagua.

Publicidad

Carrillo aseguró que “varias cabezas volarán” por estar involucrados en el ingreso y desaparición de la abogada, así como la falta de control en esta escuela de formación.

Ministro Carrillo anunció reestructuración de escuela policial y aseguró que ‘volarán cabezas’ involucradas en la desaparición de María Belén Bernal

Para el abogado experto en seguridad Stalin Sacoto, el primer problema de la Policía Nacional es que solo tienen una escuela de formación y está ubicada en Quito. Dijo que es necesario implementar otros centros de formación en distintos lugares del país.

También señaló que el cierre de la escuela policial, pedido por varios sectores, no es el camino indicado, pues con los actuales problemas de inseguridad dejar de formar agentes no es una solución.

Para una reestructuración, a su juicio, se tiene que dar de baja a todos los policías involucrados en actos de indisciplina o corrupción, “así sean 100 o 200″.

Publicidad

Además, se deberá reforzar la estructura de la escuela de policía, para ello propuso realizar pruebas de confianza a todos los policías, de todos los rangos, por medio del polígrafo, y que esta técnica se repita de manera trimestral o semestral.

También puntualizó que el pelotón femenino tiene que ser formado por mujeres y separados de los varones. Así también, recalcó que las habitaciones deben ser separadas y contar con un sistema de videovigilancia con circuito cerrado.

Este sistema debería contar con cámaras en pasillos y patios, tanto de los cadetes como de los instructores y la información se subiría a una nube, para que no sea borrada.

Además, expresó que se deberían prohibir las relaciones sentimentales en el interior de la institución, como lo establecen varias entidades y empresas.

Publicidad

‘Mi nieto, cuando yo llego, me dice: ¿Qué pasó? ¿Encontraste a mi mamita? ¿Tú crees que le hicieron daño?’, dice la madre de María Belén Bernal

Para la especialista en perfilación y comportamiento criminal Ana Minga, sí es necesaria una reestructuración policial, pues atraviesa un debilitamiento institucional, al igual que otras instituciones del país o entidades de Gobierno.

Como medida principal, dijo que se debe hacer un análisis profundo de perfilación de la persona que pretende ser policía. Esto se debería manejar mediante exámenes psicológicos y psiquiátricos, que permitan conocer lo que tiene en la mente el futuro agente. Esta necesidad urge, a juicio de Minga, pues sin conocer la motivación o traumas del pasado que tenga una persona, no se puede saber en realidad la personalidad del aspirante a policía.

Además, puntualizó que se debe hacer un seguimiento, es decir, mantener estos exámenes a cierto tiempo, ya cuando se conviertan en policías, y no mediante las pruebas estándar, sino con estudios médicos.

Según Minga, los constantes casos en los que se han visto involucrados funcionarios policiales han ocasionado que la sociedad deje de pensar en el estereotipo de que el policía es sinónimo de justicia o bondad. “Ser policía es sinónimo de poder, entonces la institución debe saber a quién le entrega ese poder, porque si no puede resultar peligroso”, agregó.

Publicidad

Desde 2018 hasta el primer semestre del 2022, 1.898 policías ecuatorianos fueron apresados por haber cometido contravenciones o delitos tipificados en el Código Integral Penal. Esto implica que, a diario, al menos un policía es arrestado en Ecuador, según una investigación de TC Televisión y Connectas.

Una de las medidas urgentes que tomó el ministro Patricio Carrillo fue remover al director, Francisco Zumárraga, y designar una nueva directora de la escuela de policía. Se trata de la coronel Irany Ramírez, quien es licenciada en Ciencias de la Educación y se ha desempeñado cono docente e instructora en varios países de la región.

Irany Ramírez asume la dirección de la Escuela Superior de Policía, luego de la desaparición de María Belén Bernal

Según el investigador y docente en temas de seguridad Lautaro Ojeda, el cambio de autoridades no significa una solución contundente, pues a su juicio se debe reestructurar todo el sistema de formación de las fuerzas del orden, entre ellas, la Policía Nacional.

Para ello, propuso que se debe crear un equipo multidisciplinario que primero comprenda el rol de los agentes, en su respectiva rama, y los temas en los que deberá estar formado y capacitado. Es decir, si van a luchar contra el crimen, primero deberán comprender las causas y factores de este tipo de violencia criminal que existe en la sociedad.

“La complejidad de la delincuencia criminal y social es poco comprendida y estudiada y bastante lejana del tipo de preparación que tienen los agentes actualmente”.

Con esto, Ojeda puntualizó que se podrá preparar de mejor manera, bajo el conocimiento de qué tipo de profesionales y en qué disciplina se deberá formar.

Sin embargo, aceptó que este cambio profundo conlleva tiempo y recursos, mientras tanto, indicó que sería necesaria la creación de un equipo especialista que se dedique a resolver casos puntuales como el de la abogada Bernal. (I)