Elizabeth Otavalo, madre de María Belén Bernal, reveló detalles sobre las pertenencias de su hija que fueron encontradas en un edificio de la Escuela Superior de Policía, al que se lo conoce como castillo de Grayskull. Ahí estaba la habitación de Germán Cáceres, principal sospechoso del crimen de su esposa.

Un teléfono celular sin tarjeta, pantuflas y una billetera fueron los objetos hallados en el primer piso del edificio, narró Otavalo este lunes, en una entrevista con el medio digital Andrés el mono López.

“Sus documentos encontraron en el primer piso de ese nefasto edificio de Grayskull. (sic) Botaron sus documentos. De ella encontraron sus pantuflas, su teléfono sin el chip y su billetera, en ese edificio del castillo de Grayskull, en el primer piso, debajo de las escaleras, ahí las encontraron”, describió la madre de la abogada asesinada.

Publicidad

¿Por qué al edificio policial que será demolido se lo llama castillo de Grayskull?

Otavalo contó que su hija tenía puesta una pijama cuando recogieron su cuerpo del cerro Casitagua, el 21 de septiembre, luego de once días de haber desaparecido. “Yo le vi a mi hija cuando cogieron el cuerpo, (ella) estaba con pijama”, recordó.

En cuanto a las acciones legales que emprende el equipo jurídico que representa a la familia de la víctima, adelantó que sus abogados analizan llamar a otras personas para que den sus versiones en el caso.

En otro aspecto, Otavalo dijo que habló con la fiscal general del Estado, Diana Salazar, sobre la comisión de expertos internacionales que llegarán desde Colombia para sumarse a las investigaciones.

Ante el anuncio del presidente Guillermo Lasso de demoler el edificio conocido como castillo de Grayskull, como un acto simbólico por la muerte de la abogada de 34 años, la madre de la víctima ha dicho que ella no quiere “cierres simbólicos”, sino la verdad sobre el asesinato de su hija.

Publicidad

Edificio de la Escuela Alberto Enríquez Gallo, de donde desapareció María Belén Bernal, será demolido

Sobre las nuevas personas que serán convocadas a dar declaraciones, uno de los abogados de la familia de Bernal, Galo Quiñones, expresó que “hay ya oficiales de menor rango y de alto rango que tuvieron cierta participación, eso es lo que creemos como defensa técnica”.

Quiñones anticipó que en los próximos días se solicitará la vinculación al proceso de instrucción fiscal. “Esta semana vamos a pedir vinculaciones de dos o tres oficiales, por supuesto, de menor rango y alto rango”, dijo el abogado la noche del lunes a la radio FM Mundo.

“Hay un subteniente que escuchó, que subió al cuarto de Cáceres. Hay un teniente al que se le dio conocimiento de este hecho, de los sonidos extraños y de lo que había visto este subteniente. (El subteniente) vio a dos personas en la habitación de Cáceres. Posteriormente, de los ruidos extraños que él escucha da parte a su oficial mayor y su oficial mayor, como es de conocimiento público, dice ‘no, esto es lío de parejas, lío de faldas, deja nomás’”, reseñó Quiñones e informó que se pidieron las versiones de estos policías hace varios días.

‘Señor presidente, yo no quiero cierres simbólicos, quiero la verdad: ¿qué le pasó a mi hija el 11 de septiembre?, dice Elizabeth Otavalo sobre acto en Escuela de Policía

Ahora, dijo el abogado, se solicitó que un general también dé su versión. Sin precisar la identidad del oficial en cuestión, Quiñones confirmó que es uno de los generales que fueron destituidos por el presidente Guillermo Lasso debido a omisiones en el caso de Bernal, Freddy Goyes y Giovanni Ponce.

Publicidad

El general será citado con el fin de que brinde explicaciones sobre videos que han ido circulando en redes sociales, pero sobre todo porque se presume que uno de los vehículos en los que Cáceres salió de la escuela policial sería propiedad del general, señaló el abogado.

Mientras se desarrollan las diligencias judiciales del caso, sigue la búsqueda de Germán Cáceres, presunto responsable de la desaparición y femicidio de su esposa, María Belén Bernal, quien fue encontrada con signos de estrangulamiento y asfixia.

El último viernes una jueza aceptó el pedido de Fiscalía y formuló cargos por el delito de femicidio en contra del sospechoso, además se dictó prisión preventiva.

Cáceres, teniente y exinstructor de la Escuela Superior de Policía, ahora consta en la lista de los diez más buscados por la Policía, por lo cual se ofrece una recompensa de hasta $ 20.000 a quien proporcione información para detenerlo. (I)