La crisis del COVID-19 está haciendo que nazcan menos niños, según las primeras estimaciones de varios países...

La incógnita es hasta qué punto se recuperará la natalidad cuando haya pasado la pandemia.

Los números provisionales de nacimientos en diciembre del año 2020 son los primeros que reflejan la repercusión del coronavirus. Los países que los han publicado hasta ahora registran una brusca caída. Hungría, uno de los pocos países desarrollados donde estaba subiendo la natalidad, ha experimentado un repentino cambio de signo. La vigorosa política de ayudas, incluida la financiación pública de la reproducción asistida, ha quedado anulada por la pandemia. También Francia tiene una generosa política familiar, y su natalidad era más alta que en la mayoría de los países europeos. La fuerte caída en diciembre del 2020, -7%, casi se duplicó en enero siguiente hasta el -13,5%, según las cifras publicadas hace unos días por el organismo estadístico nacional. No se conocía un descenso semejante desde 1975. Y es solo el primer mes en que todos los niños nacidos fueron concebidos con la pandemia ya declarada. Lo mismo ocurre en Italia y España, registran los mayores descensos. También en otros países de Europa como Austria o Bélgica.

En América, en los Estados Unidos, datos de 29 estados muestran un 7,3% menos de nacimientos en diciembre último en comparación con el mismo mes del 2019. (O)

Juan García Rodríguez. Cáceres, España