En marzo del 2021 mi esposo y yo tuvimos que suspender un viaje al exterior por asuntos relacionados con la pandemia de COVID–19.

La aerolínea nos emitió un documento en el cual reconocía el valor de los boletos, los cuales podíamos usarlos a futuro.

Desde el 31 de agosto del presente año estamos exigiendo un denominado bono o tarjeta, que se haría efectivo a partir de quince días hábiles, para ser usado en cualquier agencia de turismo o en las propias oficinas de ellos.

Hemos realizado todos los procedimientos en los canales digitales para exigir que nos llegue esta tarjeta, y una vez cada diez días, aproximadamente, íbamos a la agencia donde iniciamos el trámite y solo decían los empleados que teníamos que esperar.

Han pasado casi 60 días y el viernes 22 de octubre se acercó a dicha empresa mi esposo, para hacer el reclamo respectivo, y mencionaron que ya ese procedimiento de la tarjeta no existe y que debemos empezar nuevamente el reclamo por la vía online.

Deseo mencionar que los nuevos requisitos ahora solicitados exigen crear un usuario, claves y son tantos los pasos que hicimos a comienzos del mes de septiembre, porque supuestamente la información llegaría a través de ese medio, lo cual nunca sucedió.

Ya no sabemos a quién acudir en esa aerolínea, ellos siguen vendiendo boletos, pero no quieren reconocer los valores ya cobrados.

¿Qué institución controla a las aerolíneas extranjeras para que no estafen a los usuarios? ¿Es que debo hacer un proceso judicial teniendo que invertir recursos económicos para lograr que emitan nuevos boletos, porque el dinero cobrado no lo van a devolver? (O)

Alexandra Alicia Vélez Cabanilla, ama de casa, Guayaquil