Usted, Diario EL UNIVERSO, es un poco mayor que yo. Usted no solo cumplió 100 años sino que podrá duplicar esta cifra puesto que no siendo mortal como nosotros, sin duda lo logrará.

Tengo en la memoria de los 5 o 6 años, cuando vivía en la plaza Colón N° 200 en 1941–42, al voceador de periódicos muy por la mañana anunciar EL UNIVERSO y El Telégrafo, que mi padre compraba todos los días. Desde entonces, casi 80 años ya, EL UNIVERSO era en nuestro hogar, como reza el Evangelio, el pan nuestro de cada día y me acostumbré –por supuesto no a tan corta edad– como mi padre, a leer los periódicos EL UNIVERSO, El Telégrafo. Mi padre, Ángel Felicísimo Rojas, era columnista, colaboró por más de 20 años en la página editorial (opinión) del Diario EL UNIVERSO. Esta costumbre la mantengo hasta la presente fecha y creo que la conservaré hasta el fin de mis días. Y así como es mi caso, decenas de miles de guayaquileños, especialmente, lo hacen y seguirán haciendo. independientemente de esta relación de prensa y lector asiduo, me unió y me une una grande y sincera amistad..., por todo lo cual el Diario es como un hermano mayor al que respeto y admiro por siempre, como uno de los baluartes de la lucha por la libertad de expresión. Felicitaciones a quienes siguen con la posta de este ya centenario y valiente medio de comunicación. (O)

Jorge Luis Rojas Silva, doctor en Jurisprudencia, Guayaquil