En este feriado largo hemos vivido tranquilidad. Pero algunos dirigentes están queriendo volver a sembrar caos, prevalidos de la ignorancia de sus allegados. Será interesante que expliquen qué trabajos, qué apoyo económico ha entregado ellos a sus sectores indígenas que representan. Igual pregunta a dirigentes gremiales que critican al Gobierno, que tiene cinco meses en el poder y que ignorantemente le presionan que solucione todas las debacles que cometió en quince años el socialismo del siglo 21.

Cerrar carreteras está prohibido, entonces, mano dura contra lo incorrecto, los que no acatan la ley, Constitución, hacen paros; son una minoría. Las mayorías debemos hacer valer nuestros derechos de la tranquilidad, trabajando. (O)

Fausto Marcelo Sáenz, Quito