En agosto se tomará el nuevo examen Transformar para obtener un cupo de acceso a la educación pública universitaria del Ecuador.

Se espera que esta transformación o cambio sea realmente saludable para los bachilleres de optar por la educación superior y para todos quienes deseen seguir una carrera de su elección. (I)


Publicidad

Jairo Peña Q.

El nuevo examen Transformar que se tomará en agosto para acceder a los cupos universitarios parece lo mismo que la prueba Ser Bachiller, dice el anuncio que mide las competencias y las habilidades, la concentración y las aptitudes en razonamiento lógico, verbal y numérico; y de la forma de la inscripción digital no explican cómo registrarse, no se abre la página, etc., es engorroso registrarse; cómo será el contenido del examen de admisión, cuestionarios inmensos con temas que no conocemos, vimos solo por encima, no muy bien.

Es lo mismo, engañan dizque la tecnología es eficiente, pero siguen las ineficiencias en el sistema por parte de quienes lo elaboran, causan problemas, trabas, a los estudiantes solicitantes de una oportunidad para acceder al estudio universitario o la admisión de ingreso a las universidades e institutos del Ecuador. (O)


José Ernesto Ortoneda S.

Se acostumbra a decir que “todo cambio es vida” y hay que pensar positivamente ante esta transformación o cambio para que sea saludable y puedan los bachilleres verdaderamente escoger una carrera o profesión, así como el lugar y el establecimiento o centro universitario para continuar sus estudios superiores. Ojalá no se siga imponiendo o aconsejando y convenciendo a los estudiantes para que se interesen por determinada profesión o centro de estudios, ya que sería la misma jeringa con distinto bitoque, o sea, la misma costumbre con distinta forma de llevarla a cabo; ya que de entrada al parecer, se contradice cuando se afirma que todos los bachilleres tendrán acceso a las universidades y también se está imponiendo una selección de los estudiantes para que accedan a los cupos. ¿En qué quedamos? Esta ‘transformación’ obliga a pensar que se tendrá que aumentar las aulas, los profesores, los especialistas en cada rama tecnológica nueva, etc., y que se necesitará un mayor presupuesto para desarrollar dicha ‘transformación’. (O)

Publicidad


Diana Carla Morante

Pedimos que no sea una burla como el examen anterior, con diferente nombre, una selección de estudiantes, una prueba rebuscada de preguntas confusas para hacer caer, materias que no se tocaron en los planteles, no dar finalmente facilidad ni acceso seguro a las universidades, como lo prometió el presidente Lasso. (O)