Faltan tres semanas para Halloween, tiempo suficiente para crear un original disfraz para los más pequeños de la casa.

Internet ofrece infinitas posibilidades, desde las opciones más tiernas hasta algunas muy tenebrosas.

No hay pretextos. Existen disfraces para todas las edades y gustos. Acá algunas opciones.

¡Mágicos!

Publicidad

Encontrar un disfraz lindo y al mismo tiempo cómodo puede resultar complicado, pero es fundamental cuando se trata de bebés y niños. Los siguientes trajes lograron combinar la originalidad y comodidad a la perfección.

Para convertir a un bebé en la versión más tierna de Wilson, la pelota mejor amigo de Tom Hanks, en la película El Náufrago, solo se necesita un traje blanco y pintura roja.

UP, la película ganadora del Óscar es otra gran fuente de inspiración. Seguro todos querrán fotografiarse con el l señor Carl Fredricksen en versión miniatura.

Un tradicional acto de magia puede hacerse realidad con el disfraz de un conejito saliendo de un sombrero. Se necesita adaptar dos orejas de cartón a una diadema y un arandel a una falda.

Geniales

Nada más sencillo que vestirse de negro y usar un sombrero peludo. Así de simple se puede convertir en un pincel. Este disfraz se acompaña de una paleta, creada con cartulina y pintura, y ¡listo!

Publicidad

Einstein nunca se vio tan tierno como este pequeño con los cabellos alborotados. Sin duda, una genialidad de disfraz.

La mascota no puede quedarse en casa. Aunque el disfraz de Harry Potter con Fluffy, el perro de 3 cabezas, puede ser un poco más complejo, vale la pena y sin duda se robarán todas las miradas.

Adorables

Hilo, agujas, cintas, algunas medias, material de relleno y ¡a divertirse! Estos disfraces requieren poco tiempo y resultan realmente adorables.

Con cartulina y cinta se puede crear un antifaz que imite los ojos de un mapache, y con una media su tradicional cola. De la misma forma, con varias medias rellenas cosidas a una blusa se crea la ilusión de crear un pulpo.

Una madeja de medias o de lana negra se pueden convertir en las pesas que levante el fuerte hombre del circo.

¡Cuidado!

Algunos padres se toman muy en serio la tradición de Halloween, que implica causar susto.

Con maquillaje y una actitud decidida, a estos niños seguro les entregarán todos los dulces de la fiesta.

Disfrazarse es una actividad muy divertida para niños y adultos. Crear un atuendo propio puede crear momentos únicos para compartir en familia. (E)