Dos veces ha recibido Barcelona Sporting Club al boliviano The Strongest por la Copa Libertadores de América, con doble saldo victorioso de los canarios sobre el popular club de La Paz. Este miércoles el monarca del balompié ecuatoriano recibe al conjunto atigrado, que llega en condición de subcampeón de su país, 31 años después de la última confrontación entre ambos y a 40 del encuentro inicial, jugado en Guayaquil.

El partido corresponde a la segunda fecha del Grupo C de la Libertadores 2021, una llave en la que manda Barcelona, luego de someter en Brasil 2-0 al Santos. Su adversario tuvo una suerte contraria a la de los toreros, ya que en su estreno copero perdió 1-0 con Boca Juniors en los 3.600 metros sobre el nivel del mar. El duelo entre The Strongest (El más fuerte, en español) se cumplirá en el estadio Monumental Banco Pichincha, escenario de la última batalla entre ambos en 1990.

En cuanto al primer enfrentamiento copero entre Barcelona y The Strongest, este ocurrió en el estadio Modelo (hoy Alberto Spencer), por el Grupo 4, que compartían con Técnico Universitario y el Jorge Wilstermann.

Un domingo 5 de abril (en épocas en que en la programación de horarios y fechas no eran ordenadas por la televisión) el cuadro amarillo rivalizaba contra una escuadra extranjera, como anfitrión por la Libertadores, luego de nueve años. Antes de aquello, en 1972 había sido la última vez que como dueños de casa los toreros se midieron con un conjunto internacional (el Sao Paulo, de Brasil, por la ronda de semifinales de esa edición).

Publicidad

Luego de someter a Técnico, de Ambato, en Guayaquil por 2-1, los jugadores de The Strongest fueron los segundos en visitar el Modelo. A Barcelona lo dirigía el brasileño Ronaldo Borba Filho, fallecido a los 82 años el 5 de abril pasado, quien fue el primero de los cuatro entrenadores toreros en la temporada de 1981.

Borba Filho fue despedido y asumió interinamente el preparador físico peruano Hernán Saavedra, luego arribó el argentino Humberto Maschio, separado por haber “roto el principio de autoridad” en el club, dijo en su momento Galo Roggiero, presidente de la Comisión de Fútbol; y terminó el ecuatoriano Héctor Morales, quien al final de la campaña se proclamó campeón.

En el Modelo, en 1981

El adiestrador mandó al campo de juego al argentino Juan Domingo Pereyra, llegado ese año desde Deportivo Cuenca; Flavio Perlaza, Pepe Paes, Julio Bardales, Digner Valencia; Escurinho (reemplazado por el recién llegado Carlos Torres Garcés; el formidable brasileño que tras el final de la fase de grupos de la Copa dejó el club), Alberto Andrade (José Tenorio), Víctor Ephanor; Juan Madruñero, Alcides de Oliveira (refuerzo para esa temporada), Wilson Nieves.

A los paceños los conducía Ramiro Blacutt, que en años posteriores laboró en El Nacional y Aucas. Por The Strongest formaron Luis Esteban Galarza; Ronald Garrido, Eligio Martínez, Simón Martínez, Windsor del Llano; Pablo Pekerman, Eduardo Angulo, Carlos Oropeza, Ignacio Peña; Úber Acosta, Miguel Aguilar.

Pronto se puso en ventaja Barcelona con un tanto del Artista Ephanor, a los 8 minutos. El célebre Escurinho aumentó para el 2-0 a los 18. Descontó el argentino Chango Peña a los 38. La cuenta pudo ser mayor, pero el casi siempre infalible Ephanor desaprovechó un tiro penal.

Último gol de Escurinho

Para Escurinho fue su último tanto como amarillo. Casi tres décadas después sufrió una tragedia. Como consecuencia de su diabetes la pierna derecha le fue amputada el 17 de abril del 2009, dos semanas después de que Inter de Porto Alegre, club que lo consagró como uno de los mayores ídolos de su historia, celebró el centenario de su fundación.

Publicidad

Calificado como el mejor cabeceador que vistió la camiseta del Inter, Escurinho fue siete veces seguidas campeón estatal con ese club (entre 1970 y 1976) y bicampeón de Brasil (1975 y 1976). “Acostumbraba a decidir los partidos del legendario equipo de los años setenta”, dice la web oficial del Inter sobre Escurinho, en su sección Cracks.

“Escurinho, de cabeza, era gol seguro”, comenta la revista Placar. “Vibré con los goles de Escurinho”, confesó el expresidente de Brasil Fernando Carvalho, hincha del Inter, en referencia a los tantos del artillero, astro del equipo de Porto Alegre junto con el chileno Elías Figueroa, Paulo Roberto Falcao, Paulo César Carpegiani, Manga y Valdomiro.

Luiz Carlos Machado era el verdadero nombre del futbolista que en 1980 ayudó a Barcelona, en el estadio 9 de Mayo de Machala, a pulverizar una racha de nueve años sin coronas. Murió en el 2011 de un paro cardiaco.

En La Paz se desquitó The Strongest al vencer 1-0, con tanto de Del Llano. Wilstermann fue el único clasificado cuando el formato permitía que solo avanzara el líder del grupo.

1990, en el Monumental

Los dos cuadros volvieron a enfrentarse por la Libertadores en 1990, cuando compartieron el Grupo 1 con Emelec y Oriente Petrolero. El martes 17 de abril, en el Monumental, ante 46.381 espectadores, los canarios doblegaron 1-0 al entonces monarca vigente del balompié del altiplano. El gol, que fue ruidosamente celebrado en el escenario amarillo, lo marcó David Bravo, a los 52 minutos.

El argentino Óscar Cacho Malbernat dispuso esta alineación: Carlos Luis Morales; Jimmy Izquierdo, Tulio Quinteros, Jimmy Montanero, Julio Guzmán (Carlos Muñoz); David Bravo, Marcelo Hurtado, Mario Saralegui, Marcelo Trobbiani; Jimmy Jiménez (Manuel Uquillas), Luis Alberto Acosta.

Contra Gustavo Quinteros

Moisés Barak eligió a Víctor Aragón; Tito Montaño (expulsado al minuto 3), Eligio Martínez (paraguayo de 35 años que en 1981 también alineó por The Strongest ante Barcelona), Gustavo Quinteros, Alberto Illanes; Óscar Arce, Mario Ortega, Eduardo Villegas, Sergio Luna; Julián Jiménez (Fernando Rocha), Eliseo Ayaviri (José Luis Coronado). Aquel fue el primer partido de Gustavo Quinteros, zaguero argentino nacionalizado boliviano, en el estadio Monumental, al que años después volvió como futbolista de la selección verde y en el siglo XXI como exitoso entrenador de Emelec.

Fueron necesarios dos encuentros extras entre Barcelona y Oriente Petrolero para determinar al tercero de la llave, que avanzaría como tal a la siguiente ronda. Los amarillos superaron a los de Santa Cruz de la Sierra y ahí se despidió del torneo Malbernat, a quien reemplazó Miguel Ángel Brindisi, quien retornó para conducir al equipo que sacó campeón nacional de 1989 hasta la final de la Libertadores en noches de inolvidables fiestas futboleras que estremecieron al país y al continente. (D)