El Flamengo brasileño, actual campeón de la Copa Libertadores, aprovechará la fuerza que le da jugar como local en el estadio Maracaná de Río de Janeiro para vencer este miércoles al Aucas ecuatoriano, ya eliminado, y asegurar así su paso a octavos de final en el torneo continental.

El conjunto carioca, con 8 puntos, se ubica en la segunda posición del Grupo A, liderado por el Racing con 10 enteros, seis por encima del Aucas, que está en la última plaza.

La prensa de Colombia y el arribo de Santiago Escobar al Aucas: ‘llega a apagar el incendio que dejó su antecesor’

Aunque solo necesita de un empate para pasar a la siguiente ronda, los dirigidos por el técnico argentino Jorge Sampaoli quieren vencer, pues las cuentas aún les permiten encabezar el grupo, lo que les daría ventajas competitivas al llegar octavos.

Publicidad

Para eso, sin embargo, necesitan que los argentinos sufran un traspié mañana, cuando visiten al Ñublense, algo que no parece muy probable ya que los chilenos solo han vencido una de las cinco jornadas disputadas frente a as tres victorias obtenidas por el Racing.

El técnico Santiago Escobar tomará el mando de Aucas por el venezolano César Farías

El Flamengo está embalado. El fin de semana en el Brasileirão derrotó por 2-3 en su visita al Santos, con lo que regresó a los primeros lugares de la clasificación donde está de tercero con 22 puntos.

César Farías paga el precio de la sinrazón

Para el duelo de mañana, que será arbitrado por el colombiano Andrés Rojas, se espera que el conjunto carioca entre en la cancha con su máxima titular y que en ella figure el uruguayo Giorgian De Arrascaeta, reservado por el entrenador argentino en la última jornada del Campeonato Brasileño.

Publicidad

El que estará ausente será Matheuzinho, pues el defensa se recupera de una lesión en su pierna izquierda.

El Aucas, que inició su debut en el torneo venciendo al Flamengo por 2-1 en Ecuador, no logró mantener el ritmo y cayó derrotado en tres de las cuatro jornadas siguientes.

Publicidad

Sin chance alguno para seguir en la Libertadores, los ecuatorianos no deben poner mucha resistencia en el Maracaná. (D)