Jaime Estrada Medranda salió al paso de la “amenaza”, según calificó el dirigente manabita, de Carlos Manzur, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) desde septiembre, de “desconocer” al mantense en su “condición de miembro del directorio de la FEF”, algo que –añadió– “no tiene justificación jurídica ni fáctica”, luego de que la Conmebol levantara a finales del pasado mes una sanción de dos años contra el expresidente del Manta FC.

“Vamos a notificarle a Jaime Estrada, con argumentos jurídicos, que no puede volver a ser vocal del directorio (de la Ecuafútbol). Es algo que se llegará a conocer de manera oficial en los próximos días”, dijo el viernes Manzur en radio La Red, una vez conocido el fallo de la Comisión de Apelaciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

En diciembre de 2020, Francisco Egas, presidente de la FEF, daba a conocer que Estrada había sido suspendido por dos años en el balompié federado, a causa del intento de remoción, en abril de ese curso, del titular de la rectora del fútbol nacional. Entonces también fueron sancionados, en menor tiempo, los vocales Amílcar Mantilla, Carlos Galarza, Vicente Murillo, Alfonso Murillo y Édison Ugalde.

La noche de este sábado, en Twitter, Estrada recordó la decisión del Comité de Apelaciones del 29 de septiembre de 2021 sobre la “injusta suspensión de dos años”. Agregó que, “en consecuencia, automáticamente se restablecen mis funciones como directivo y como miembro del directorio de la FEF”. Y calificó las declaraciones de Manzur como “sorprendentes”.

Publicidad

Entre sus puntos, el dirigente manabita dijo: “Lamentablemente por denunciar en el 2020 lo que veíamos mal y por querer poner un alto a tanta imprudencia, negligencia, despilfarro y descontrol –no nos olvidemos de Cruyff y compañía con sus millones de dólares anuales impagables para nuestra realidad– se termina con este conflicto de hoy”.

Estrada hacía referencia a la incorporación, por parte de Ecuafútbol, del director deportivo Antonio Cordón, español, y el seleccionador Jordi Cruyff, hispano-neerlandés, a inicios de 2020, y el gasto que representaban. Cordón renunció en julio de ese año y Cruyff el mismo mes, una semana después, sin dirigir partido o práctica alguna.

En su reclamo, el mantense prosiguió: “Hay cosas de estas declaraciones (las de Manzur) que me parecen inverosímiles y me saltan ciertas dudas. ¿Cómo es que en algún momento celebraban y acataban las decisiones de la Conmebol y ahora estas mismas decisiones no valen?”.

“Esta amenaza de desconocer mi condición de miembro del directorio de la FEF no tiene justificación jurídica ni fáctica. Cualquier decisión adoptada con la única intención de removerme del directorio de la FEF, que no se apegue a lo establecido en el estatuto y en los reglamentos de la FEF, no tiene sustento legal y peor sentido lógico alguno”, añadió Estrada en un comunicado suscrito este 9 de octubre en Guayaquil.

El exfutbolista anticipó que podría acudir a instancias legales “nacionales e internacionales” en el marco de su reclamo.

Estrada Medranda, hijo del político manabita y fundador del Manta FC Jaime Estrada Bonilla, fungía como vicepresidente de la Ecuafútbol desde enero de 2019. En abril de 2020, la mayoría del directorio aprobó la remoción de Egas de la presidencia de la FEF y ubicó al mantense en ese cargo, decisión ratificada en mayo de ese último año en un congreso extraordinario del balompié ecuatoriano. La suspensión inicial de la Conmebol, tanto contra Estrada como sobre otros los otros cinco vocales, se conoció en agosto de 2020. (D)