El delantero del Real Madrid Karim Benzema, candidato al Balón de Oro por su desempeño con la selección francesa de fútbol y Real Madrid, será juzgado a partir del miércoles en Versalles, al suroeste de París, por el caso de la sextape.

El futbolista de 33 años comparecerá durante tres días, junto a otros cuatro acusados, ante el tribunal por su participación en este intento de extorsión, cuya víctima es su antiguo compañero de selección, Mathieu Valbuena, de 37 años.

¿Benzema acudirá al juicio, un día después de un partido de la Champions League en Ucrania? Sus abogados no respondieron a las preguntas de la AFP. Valbuena, que juega actualmente en Grecia, sí asistirá, según su letrado Paul-Albert Iweins.

Karim Benzema se enfrenta a hasta 5 años de prisión y a 70.000 euros (81.000 dólares) de multa por complicidad en un intento de chantaje. Los otros cuatro acusados serán juzgados por intento de chantaje.

Publicidad

Origen del caso

Todo empieza con Axel Angot y Mustapha Zouaoui, dos hombres que se mueven en el mundo del fútbol profesional y a quienes los investigadores consideran los instigadores de la trama de chantaje.

El primero, que se ocupa del material informático de varios jugadores, se encuentra con un vídeo íntimo de Mathieu Valbuena, cuando este último le confía su celular para transferir datos.

Angot conserva la grabación y se lo comenta a su amigo Zouaoui, famoso en Marsella por suministrar accesorios de lujo a los futbolistas.

Ambos lo ven como una ocasión para sacar provecho y, para ello, se dirigen a un conocido, Younes Houass, quien tiene contactos en el ambiente futbolístico.

Este último llama a Mathieu Valbuena el 3 de junio de 2015, en plena concentración de la selección francesa, para hablarle del vídeo, pero sin pedirle una compensación económica.

El jugador ya conocía sin embargo la existencia de este sextape a través del exinternacional Djibril Cissé, quien un mes antes le describió las pocas imágenes que pudo visualizar.

Publicidad

Las negociaciones

Tras la llamada de Houass, Valbuena comprende de dónde procede el vídeo y decide alertar a la policía, que moviliza a un agente para que se haga pasar por un intermediario.

Se trata del famoso “Lukas”, cuyo papel denuncian los abogados de la defensa por, a su juicio, incitar a los protagonistas del caso a cometer un delito.

Es quien “inicia, contacta de nuevo y propone” un trato a cada ocasión, según Serge Money, abogado de Mustapha Zouaoui.

Tras una serie de giros judiciales, la Corte de Casación validó en diciembre de 2019 la investigación.

Younes Houass asegura por su parte que nunca quiso pedir dinero, sino que simplemente quería “hacer un favor” para construirse una “reputación” en el mundo del fútbol.

La aparición de Karim Benzema

Durante ese tiempo, gracias a las escuchas telefónicas, los investigadores interceptan una conversación entre Zouaoui y un interlocutor anónimo, que le promete enviar a alguien para hablar con Mathieu Valbuena.

Los policías advierten entonces al jugador que un cómplice de los presuntos delincuentes se pondrá en contacto con él. Valbuena no sabe entonces que el interlocutor anónimo de Zouaoui es Karim Zenati, un amigo de infancia de Benzema.

Al constatar que las discusiones estaban en punto muerto entre “Lukas” y Younes Houass, los chantajistas decidieron pasar por otro intermediario para llegar hasta Mathieu Valbuena.

Karim Benzema le habla del vídeo para ayudarle, en sus propias palabras, a “gestionar” esta dificultad, durante una concentración de la selección francesa el 6 de octubre de 2015.

Mathieu Valbuena descubre entonces “que aquel al que consideraba como su amigo estaba conchabado con aquellos que lo chantajeaban”, según su abogado, Paul-Albert Iweins.

El 4 de noviembre, Benzema fue detenido y acusado un día después de “complicidad en un intento de chantaje” y de “participación en una asociación de delincuentes”, aunque esta segunda acusación será finalmente abandonada.

Su amigo de infancia Karim Zenati, al que la justicia ya había condenado en el pasado en varias ocasiones, permaneció en prisión preventiva durante tres meses.

Tres semanas antes, Zouaoui, Angot y Houass también son imputados y puestos en prisión preventiva.

Tras el escándalo, el seleccionador francés Didier Deschamps dejó de convocar a Benzema a Valbuena, que se perdieron el Mundial de 2018, en el que el equipo de Francia se consagró campeón. (D)