“Los aficionados del Chelsea, que tan bien se habían acostumbrado a cantar victorias y celebrar títulos durante la etapa de Roman Abramovich como propietario del club londinense, ahora no saben más que encadenar un disgusto tras otro desde que Todd Boehly llegó a Stamford Bridge”, afirma el diario AS en una nota titulada ‘Chelsea: un proyecto millonario sin resultados’.

El rotativo no es de Inglaterra, es de España, pero las repercusiones de la derrota de los Blues en la final de la Copa de la Liga de Inglaterra, frente a un Liverpool con muchos suplentes, causan ruido en toda Europa.

Este martes el periódico Evening Standard, de Londres, informó que “los Blues afrontan otra renovación veraniega en medio de la incertidumbre sobre el futuro de Mauricio Pochettino”. Y de acuerdo a aquello analiza qué jugadores deben irse en venta o en préstamo y cuáles deben ser mantenidos. El multimillonario plantel incluye al futbolista más caro en la historia del balompié británico (el ecuatoriano Moisés Caicedo, $146 millones) y al segundo en ese renglón (el argentino Enzo Fernández, $131 millones).

Publicidad

Vender, hasta el 30 de junio

El informe resalta esto: “los rivales de la Premier League creen que el Chelsea necesita recaudar alrededor de 100 millones de libras ($126,9 millones) antes del 30 de junio para evitar problemas de rentabilidad y sostenibilidad complican el panorama. El Chelsea lo niega y subraya que cualquier venta anticipada se haría con miras a nuevos fichajes, pero no clasificarse para Europa reduciría aún más su presupuesto”.

El Evening Standard “evalúa qué jugadores el Chelsea debería conservar, deshacerse o con los que podría quedarse atrapado después de entregarles contratos a largo plazo con mucho dinero”.

¿Qué sugerencia se hace sobre los destinos de Caicedo y Fernández, los más criticados y presionados a tener buenos rendimientos por haberse pagado casi $300 millones por ambos? Nizaar Kinsella es el autor de la nota.

Publicidad

Los mejores, un par

Dos de los elementos más rescatables de un Chelsea a la deriva son Conor Gallagher y Cole Palmer. Los dos deben permanecer, se propone. Del primero se dice esto: “Su futuro depende de si él y el Chelsea acuerdan un nuevo contrato en los próximos meses y de cuánto puede recaudar el club a través de otras ventas. Sólo por actuaciones debería quedarse”.

Del otro, Palmer, se explica en la nota que: “es la estrella y uno de los pocos jugadores exentos de críticas esta temporada. Después de 12 goles y nueve asistencias, su precio de 42,5 millones de libras parece una ganga”.

Publicidad

De Fernández, campeón del mundo en Qatar 2022, con siete goles y tres asistencias en 54 juegos en el Chelsea, se menciona: “Aún tiene que justificar su precio de 106,8 millones de libras, pero ha mostrado destellos de brillantez y eventualmente podría convertirse en un líder de clase mundial del equipo” y se sugiere “mantenerlo”.

Que se vayan nueve

Evening Standard hace este diagnóstico del Niño Moi, que registra un tanto y ningún pase gol en 32 compromisos con los Blues: “Ha decepcionado desde que se mudó de Brighton por 115 millones de libras el verano pasado (agosto del 2023), pero sigue siendo una parte clave de los planes a largo plazo en Stamford Bridge”. Se propone que el tricolor siga en el club.

Chelsea debe deshacerse (en venta o rescindiendo), de acuerdo al periódico, del arquero Robert Sánchez, y de los zagueros Thiago Silva, Marc Cucurella (costó $82,4 millones), Wesley Fofana, Trevoh Chalobah, de Sierra Leona. Debe prestar a cualquier otra escuadra a los volantes Trevoh Chalobah, Romeo Lavia, Lesley Ugochukwu, y también al delantero Noni Maduek.

Para el Evening Standard, el Chelsea “está atorado” con el ucraniano Mykhailo Mudryk, contratado en el 2023 por $108,4 millones por ocho años (“la paciencia debe agotarse con la firma de 88,5 millones de libras. Fue terrible después de entrar desde la banca en Wembley”, ante Liverpool). (D)

Publicidad