La pelea estuvo ajustada, no solo en la categoría de Bella Paredes sino en todas las de la jornada del domingo. El tablero cambiaba constantemente, pues todos querían llevarse la victoria y con ello la clasificación a los Juegos Panamericanos absolutos Santiago 2023.

Bella acostumbra a competir en la división de los 76 kg, pero la estrategia tuvo que cambiar para afrontar una categoría superior, ya que podía alcanzar el oro y así le daba la oportunidad a su compañera Kelin Jiménez de levantar también una medalla.

Salió a la plataforma pidiendo el mayor peso en el arranque y en su segundo intento ya superaba a sus rivales con 101 kg. Sin embargo, Bella sabía que la colombiana Sirley Montaño tenía en su fuerte el envión, así que intentó superarse a sí misma con 104 kg, lo que no pudo conseguir.

En el envión nunca bajó los brazos y fue a la par con sus contendientes, en un momento eran hasta cinco las rivales que podían pelear por el oro. A pesar de que su fuerte es el arranque, tuvo una presentación impecable con tres intentos acertados: 120, 125 y 128. Este último la llenó de tanta emoción que lo celebró con un gran abrazo a su entrenador, Modesto Sánchez.

Publicidad

“Como dijo mi entrenador, hace mucho no se sentía esta emoción, a él también se le salieron las lágrimas y me llenó mucho de satisfacción, no se cumplió hacer los seis intentos, pero se cumplió la medalla, se subió cuatro kilos del total olímpico que tenía antes, uno en arranque y tres en envión, y eso es bastante”, comentó Bella.

Al terminar su tercer intento aún no aseguraba la medalla de oro, pues Montaño, que llevaba 127 kg, pidió 132 kg. Cuando intentó levantarlos, toda la barra ecuatoriana que se dio cita al coliseo Ramón Elías López en Palmira se hizo sentir, y la colombiana falló en su última oportunidad para conquistar el título.

Todos los que se encontraban en el escenario coreaban el nombre de Ecuador y más tarde la emoción se hacía más grande con las notas del Himno Nacional por cuarta vez en Cali. Bella terminó con un total de 229 kg, Montaño se ubicó segunda con 225 y el tercer puesto fue para la dominicana Elizabeth Reyes con 222.

“Me ayudó bastante esa barra de Ecuador que estaba desde las gradas gritando ‘Ecuador, Bella, dale’, desde casa sentí la vibra de mi mamá, de mi familia, sentí la fuerza que me estaban enviando desde allá, porque esa vibra se siente cuando uno le mete corazón a las cosas que quiere”, afirmó la ecuatoriana que en 2018 representó al país en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires.

KELIN JIMÉNEZ, PLATA

Previamente, Kelin Jiménez cosechó medalla de plata también en una batalla muy ajustada con Sindy Santana, de República Dominicana. Con 123 kg en el envión, su mejor marca personal, y 95 en la arrancada (218), la ecuatoriana superó por un kilo en el total a la centroamericana (217). El primer puesto fue para la estadounidense Olivia Reeves (235).

NÉISER GREFA, BRONCE

Néiser Grefa, por su parte, que tuvo otra pelea aparte en la división 96 kg, rescató una medalla de bronce que parecía perdida, pues en el arranque terminó en cuarta posición y en envión eran cinco los deportistas que estaban para el oro. El ecuatoriano registró 144/185/329.

Modesto Sánchez, uno de los entrenadores de la selección nacional, destacó la brillante actuación del equipo en Cali. “Cinco competidores, cinco medallas, las pruebas, la efectividad muy alta, solo se han fallado tres movimientos, y tenemos dos oros, una plata, un bronce. Todavía nos queda un competidor, estamos felices del trabajo que hemos realizado, el profesor Marco Culcay y yo. Muy contentos con todos los deportistas”, señaló Sánchez. “Hay muy buena madera, chicos jóvenes, con talento, con disciplina, con dedicación en la plataforma”. (D)