Ecuador echó el cierre a su participación en la fase final de la Copa Davis con una nueva derrota por 3-0, ante Rusia, pero con la sensación de haber ofrecido un buen nivel y de tener cerca la victoria en alguno de los encuentros disputados.

El capitán del equipo ecuatoriano, Raúl Viver, se expresó: “Cuatro de los seis partidos que jugamos se fueron a tres sets y es duro asimilar estos dos días, sobre todo el viernes contra España, porque nos vimos muy cerca. Estos jugadores aún no han llegado al techo de sus carreras. Tienen margen de mejora. Esperemos que podamos volver, y entre 145 países conseguir estar entre los dieciocho mejores tiene su mérito. Demostramos que no vinimos a hacer acto de presencia, sino a competir”.

El dobles formado por Diego Hidalgo y Gonzalo Escobar cuestionó el triunfo del dueto ruso. Tuvo cerca el triunfo ante España el viernes.

“Gonzalo y yo formamos una gran pareja y sabemos que podemos tutear a cualquier pareja del mundo. Se vio esta semana”, recordó Hidalgo.

Por su parte, Escobar lamentó, especialmente, la derrota encajada contra España, con Pablo Carreño y Marcel Granollers. “El partido del viernes era más para nosotros, contra España. Levantarse y estar listos para hoy contra el equipo más duro del mundo fue difícil de asimilar. Ellos impusieron su juego. Otra vez nos pasó. El partido se define al final. El margen de error es muy pequeño. Pudimos ganar el viernes y este partido también”.

“Ha sido un año largo y duro, pero es lo que siempre quise. Creo que puedo mejorar. Ahora, a descansar y esperar lo que venga”, concluyó el manabita. (D)