DEPORTES

Publicidad

Jornada para Mads Pedersen en el Tour de Francia, ganador de etapa como el más combativo

El ciclista amplía la hegemonía de los daneses en la Grande Boucle, con su compatriota Jonas Vingegaard como portador del maillot amarillo.

El ciclista danés Mads Pedersen (Trek-Segafredo) celebra el triunfo en la meta de la etapa 13 del Tour de Francia, con cierre en Saint-Etienne. Foto: EFE

Publicidad

El Tour de Francia 2022 sigue hablando danés. A la salida de la carrera desde el pequeño país nórdico y el liderato en la general de Jonas Vingegaard (Jumbo-Visma), se unió la victoria en la 13ª etapa de su compatriota Mads Pedersen (Trek-Segafredo), este viernes en Saint-Etienne, la tercera en esta edición de la Grande Boucle para un corredor de esta nacionalidad.

Las elevadas temperaturas vividas en esta etapa de transición luego de dejar atrás los Alpes no asustaron a los corredores llegados del frío, y Pedersen, que ya había conquistado el título mundial de ruta en Harrogate (Inglaterra) en medio del frío y la lluvia en 2019, demostró su capacidad de adaptación a todos los ambientes en esta etapa de 193 kilómetros.

El maillot amarillo sigue sobre los hombros de Vingegaard (Jumbo), que llegó a meta dentro del pelotón junto al resto de favoritos, a más cinco minutos y 45 segundos de los escapados.

Publicidad

Fue duro para todo el mundo, hacía mucho calor. Sabía que estaba en forma, pero fallé en las primeras ocasiones al inicio del Tour. En el equipo vinimos al Tour para cazar victorias de etapa. Pero para mí no quedaban muchas oportunidades”, explicó el ganador del día.

“Por la mañana nos dijimos que teníamos que estar en las escapadas que tuviesen más de cuatro corredores”, confesó. “Los últimos días tuve buenas piernas y en los Alpes tuve buenas sensaciones”, añadió Pedersen, que a sus 26 años sumó un 24.º triunfo a su palmarés.

Pedersen, que también se llevó el premio a la combatividad del día, superó con solvencia en el esprint en la meta situada junto al estadio Geoffroy-Guichard del Saint-Etienne a sus dos últimos compañeros de escapada, el británico Fred Wright (Bahrain-Victorious) y Hugo Houle (Israel-Premier Tech).

Publicidad

Es la tercera victoria parcial para Dinamarca en este Tour, después de que Magnus Cort Nielsen se adjudicase la 10ª etapa y de que el líder Vingegaard ganase un día después en el Col de Granon.

“Es fantástico ser danés en este momento, una tercera victoria para Dinamarca es increíble”, afirmó Vingegaard sobre un país en el que se realizan cinco veces más desplazamientos en bicicleta que en coche. “Estoy contento por Pads, que se lo merece”.

Publicidad

Ya con los Alpes en el retrovisor y después de las dos últimas frenéticas etapas, llegó algo de calma al Tour. Se formó una escapada en dos tiempos: Ganna, Küng y Jorgenson desde el kilómetro 30, y después Houle, Pedersen, Simmons y Wright 21 kilómetros más adelante conformaron la escapada del día.

Una de las imágenes destacadas la ofreció la aparatosa caída del velocista australiano del Lotto Caleb Ewan en una curva cerrada, quien aunque con heridas logró mantenerse en carrera. Sin embargo eso ralentizó la marcha de un pelotón que rodaba bajo el influjo del Lotto en busca de dar caza a los fugados.

Pedersen dio un primer cambio de ritmo a doce kilómetros para meta, que sólo aguantaron Wright y Hule, que no ofrecieron resistencia en el esprint.

Aunque el colombiano Nairo Quintana, sexto en la general, llegó junto al resto de favoritos -muy por delante de sus compatriotas Rigoberto Urán y Daniel Martínez- se quedó al inicio de etapa sin su gregario en montaña Warren Barguil, al haber dado el francés positivo en COVID-19.

Publicidad

“En la televisión, no se ve, no aparece, pero es un día de mucho desgaste”, afirmó Quintana sobre una etapa en la que se rodó a más de 45 kilómetros por hora de media. “Barguil era una ficha clave para nosotros”, lamentó Nairo.

El sábado, la 14.ª etapa hace aflorar en el recuerdo dos victorias destacadas: las de Laurent Jalabert, cuando el 14 de julio de 1995 triunfó en el recorrido que une Saint-Etienne y Mende, y la de Omar Fraile en 2018, la última de un corredor español en el Tour.

Antes del aeródromo de Mende-Brenoux, donde está instalada tradicionalmente la línea de meta, los corredores deberán escalar la Croix-Neuve, llamada subida Laurent Jalabert. La ascensión final, corta pero empinada (3 kilómetros al 10,2 %), lleva a los últimos 1.500 metros, en ligero descenso después al llano de la pista. (D)

En Star+ tenemos películas, series y deportes exclusivos en vivo de la LigaPro y ESPN. Suscríbete aquí

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad