“El doctor Dante Anzolini ha sido totalmente respetuoso de la justicia y lo seguirá siendo siempre. Tenemos entendido que está presentada una denuncia en Fiscalía en su contra, por lo que no procede que adelantemos ningún pronunciamiento hasta no conocer el contenido concreto de esa denuncia”, señala Mónica Palencia, abogada del director artístico de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil, sobre las acusaciones de discriminación adjudicadas al maestro italiano.

Este lunes, un grupo de empleados y excolaboradores de la entidad acusaron al actual líder del conjunto orquestal de presunta discriminación, hostigamiento y acoso laboral. El abogado Alejandro Vanegas, quien representa a los afectados, señala que en esta denuncia aparece la figura de discriminación por parte de Anzolini hacia Rodrigo León, un violinista quien tiene síndrome de Asperger.

"Estoy segura de que el doctor Anzolini y todas las personas que conforman el equipo de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil pues van a aceptar las recomendaciones de carácter médico, dependiendo de la historia clínica del paciente sobre cómo tratar a la persona con Asperger, si es que es verdad que esa es su condición, habría que ver si el carnet dice que tiene esa condición de Asperger, porque si mi memoria no me falla en alguna ocasión vi una fotocopia y no decía esa condición de Asperger, no voy a revelar lo que decía el carnet porque no puedo yo por ningún motivo violentar el derecho a la intimidad de una persona con problemas de salud", prosigue la abogada Palencia.

Reorganización de la Orquesta

“En 2017 Dante Anzolini entra y empieza a hacer una purga en la Orquesta Sinfónica de la gente que a él no le agradaba, y como supuestamente no le agradaba cómo Rodrigo tocaba empezó a hacer actos beligerantes: primero lo movió al MAAC, no tenía funciones allí, después lo puso como bodeguero donde había un baño dañado y apestaba terriblemente, y etcétera; trató de botarlo dos veces mediante un sumario administrativo... no pudieron, pero en el tercer sumario lo logran destituir de una manera completamente arbitraria”, dice el jurista que ante esta circunstancia presentó dos recursos de protección para que el caso de León fuese revisado y que además sea restituido a sus labores. Luego de 9 meses de inactividad, León regresó a su actividad musical, y según su abogado “la discriminación” por parte de Anzolini sigue.

La representante legal de Anzolini menciona que le parece “muy rara” la denuncia contra su representado, pues “es de conocimiento público cómo ha mejorado la calidad artística de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil” bajo la dirección de Anzolini. “Hacer los cambios que ha hecho el doctor Anzolini no es un proceso fácil. Hay una expresión que dice 'para hacer tortillas aveces hay que hacer huevos', en el sentido de que no resulta fácil hacer cambios para que las cosas se produzcan y se ponga a trabajar a un grupo humano a favor de mejor la música y los productos musicales en Ecuador. Entonces habría que ver qué fuerzas oscuras están detrás de esto”.

Añade que le parece muy raro porque "este señor está trabajando actualmente en la Orquesta Sinfónica de Guayaquil". "He sido informada por tercero, y aclaro no me consta, que inclusive es un trabajador que habría presentado en alguna ocasión certificados de pediatras para ausentarse de sus labores, lo cual dice del perfil", dice la abogada.

Delito de discriminación con prisión

Según Vanegas, en la denuncia penal presentada se solicita, además de la separación de Anzolini como director de la Orquesta “porque el discriminador no puede estar en el mismo espacio que el discriminado”, la atención de la justicia. Según el Código Orgánico Integral Penal, una persona acusada de este delito podría ir de uno a tres años a prisión.

El abogado de la parte acusadora señala que no solo León ha sufrido algún tipo de discrimen por parte de Anzolini. "No solo Rodrigo (León), sino que un grupo de la Orquesta Sinfónica, una vez que gané el proceso Rodrigo, me vinieron a visitar, algunos que ya llevaban varios años, veinte años y ya fueron destituidos desde que entró este señor Dante, algunos nacionales otros extranjeros, y como Freddy Echeverría, que lleva 27 años en la Orquesta Sinfónica, ahora funge como presidente subrogante de la Asociación de Trabajadores de la Orquesta Sinfónica le han iniciado una persecusión a través de memos para sacarlo de manera arbitraria", comenta Vanegas, quien asegura que es "la modalidad que ha estado ejerciendo" Anzolini para desligar a músicos del conjunto orquestal.

Vanegas menciona que también se han denunciado irregularidades en el proceso de contratación de los músicos y sobreprecios en los conciertos. Ante esta afirmación, el director ejecutivo de la Orquesta, Luis Silva, dice: “Este procedimiento se está tratando en los órganos legales pertinentes, por lo que no es factible un pronunciamiento que entorpezca el levantamiento acertado de información para las partes, agradezco su interés y le solicito a fin de que procesalmente se cumpla con la defensa de todos los implicados en la noticia, respete el trámite legal y el buen nombre de todas las partes”. (I)