Un EP de cinco temas que saben combinar los sonidos tropicales de la música tradicional latina con el ritmo de la electrónica es lo que el dúo argentino Kermesse ofrece en Awake. El proyecto de Gonzalo Urtizberea y Pedro Perelman nació en Buenos Aires, musicalmente influenciado por la escena berlinesa, por las melodías orientales y por sus propias raíces sudamericanas.

Los músicos se hicieron buenos amigos en la carretera, de gira y tocando en clubes durante mucho tiempo. Ambos contaban con proyectos individuales anteriores. Alrededor del año 2015 decidieron unir fuerzas para expresar su interés común en cambiar a un sonido más orgánico y ritmos groovy, un poco más lentos.

Hace dos años lanzaron el álbum Esperanza con la misma discográfica con la que trabajan ahora, The Magic Movement. Con Awake los productores musicales han fortalecido su relación y cuentan que “este disco es producto de la cuarentena, a excepción de Chacarera del tiempo, que tiene más antigüedad, pero que prácticamente rehicimos durante el confinamiento”.

Una de las piezas que más llama la atención dentro del EP es Marimba, inspirada y construida a partir del momento en que Gonzalo y Pedro vieron un documental sobre este instrumento de percusión. Tomaron partes de la locución del largometraje, las reformaron y las usaron como “disparador de la melodía principal del track”.

El punto con Awake era plasmar eclecticismo, porque “tiene un ambiente selvático, pero también es funky y tiene un poquito de banda con instrumentos que hemos grabado”. Con respecto al título, Awake (‘Despierto’, en español), fue tomando más sentido con el tiempo y el contexto mundial, es decir, las dificultades que se atraviesan por la pandemia de COVID-19. “De alguna manera fue un despertar para todo el mundo”, comentan.

El dúo trata de mostrar diversidad y versatilidad en sus creaciones y así lo denota el último trabajo, que se encuentra disponible en disco de vinilo y en plataformas digitales. Las ilustraciones y colores son también muy llamativos, un aspecto que acompaña a la esencia del EP.

Cuentan que la respuesta de la audiencia ha sido positiva y que “dentro de lo malo que tuvo 2020, lo bueno fue sacar el disco en formato de vinilo y cerrar el año de esa forma”. Actualmente, tanto Gonzalo como Pedro tienen 41 años. (I)