Una experiencia de 360 grados que reúne a siete bailarines en una misma sintonía regresa a los escenarios locales. La segunda temporada del espectáculo dancístico Mandala se presentará desde este jueves hasta el sábado en el Teatro Sánchez Aguilar.

Su coreógrafo Max McClure afirma que esta temporada llega con nuevas propuestas. “Hemos actualizado la coreografía para mantenerlo fresco, pero también porque la danza en sí es un arte vivo, que se puede editar, se puede actualizar”, menciona el también bailarín.

La obra es resultado de un sistema de entrenamiento denominado como 'Enfoque Dinámico'. Foto: Cortesía de Carlos Borja

En esto coincide Jessica Abouganem, directora general de En-Avant, compañía que produce la obra. Ella considera a cada función algo efímero que termina en el momento en el que se hace. “Cada vez que se hace particularmente esta pieza de Mandala parte mucho de la sensación de grupo y de las cosas que surgen en el momento. Aun si vienen de una función a otra, van a ver cosas diferentes”, comenta.

“Nuestro arte es así, bailamos, dejamos toda nuestra alma en el espacio, y con el aplauso se borró”, añade McClure.

Publicidad

Él indica que esto parte de los muchos momentos de improvisación propuestos desde escena por cada artista, lo que les permite entrar en una interacción con el público. “Eso es algo impredecible, siempre va a ser una presentación única, porque nuestra interacción y cambio con el público va a depender del momento y de esa llamada-respuesta del público”, explica el artista.

Menciona además que la primera presentación le dejó grandes aprendizajes respecto a la respuesta de los espectadores. “Teníamos como propuesta romper la cuarta pared, y lograr que el público, no solo observe si no que forme parte de la obra, pero hasta a un cierto punto uno no sabe cómo va a reaccionar, ni cómo va a responder el público. Y ahora con este gran ensayo pude adaptarlo para que funciones mejor, según las tendencias del público”, sostiene McClure.

Esto nace a raíz del sistema de entrenamiento ‘Enfoque dinámico’, metodología desarrollada junto con su esposa, Cindy Cantos, que intenta, entre otras cosas, desarrollar un mismo lenguaje de movimiento entre todos los bailarines, para de esta forma trabajar con la textura de los cuerpos y a través de un rango de energía.

'Mandala'.

Mandala también propone un espectáculo que se puede disfrutar desde cualquier perspectiva. “La obra está armada de tal forma que no hay ningún frente, el público puede percibir la obra de cualquier lado, y justamente por eso hemos colocado en 360 grados los asientos del público”, señala McClure.

El coreógrafo sabe que no es una obra que habla directamente de la pandemia, pero la siente como una respuesta suya a esa necesidad de tener cerca a su comunidad. “Tener el espacio encerrado, con todo el público al borde de nuestro arte formando parte de lo que estamos haciendo, eso es como algo que me está alimentando un vacío que ha habido todo este tiempo, por falta de cercanía a mi familia”, expresa.

McClure y Abouganem la definen como una obra alegre o que pretende mostrar optimismo, que se conectan a esa representación de unión que sugiere una mandala. Mandala en todo este optimismo que ha propuesto Max también es muy liberador, tiene momentos introspectivos, meditativos, porque todos estos también son elementos de la mandala...”, dice Abouganem.

Publicidad

“La obra invita al juego, al baile, a la alegría y a la celebración, en un espacio contenido por una mandala, por un círculo, por una ronda de gente”, añade la artista.

Max McClure es el director de la obra de danza 'Mandala', también es parte del cuerpo de baile. Foto: Cortesía de Carlos Borja

En escena estarán Cindy Cantos, Javier León, Diego León, María Paula Maridueña, Gustavo Gómez, Tatiana Palma y Max McClure.

Las funciones son en la Tercera Sala del Teatro Sánchez Aguilar los días jueves 18, viernes 19 y sábado 20, a las 20:00. La entrada tiene un costo de $ 25, se la puede adquirir a través de la página web www.teatrosanchezaguilar.org, la aplicación del teatro o boletería.

La obra continuará su recorrido por otras ciudades del país como Loja y Quito. (I)