El actor estadounidense y exprotagonista de la serie House of Cards, Kevin Spacey, deberá pagar USD 31 millones a la productora de la serie, Media Rights Capital (MRC), luego de que un árbitro privado de los Estados Unidos llegó a la conclusón que el intérprete incumplió su contrato al revelarse los escándalos de abuso sexual.

MRC tendrá que ser compensada con la suma de 29.5 millones por daños y 1.4 millones en honorarios de abogados y costos. “La seguridad de nuestros empleados, escenarios y entornos de trabajo es de suma importancia para MCR y por eso nos propusimos impulsar la rendición de cuentas”, reveló la productora en un comunicado.

En 2017, tras las acusasiones de Anthony Rapp, quien reveló haber sido abusado sexualmente por el actor, Spacey fue retirado del programa. Esta no fue la única acusación que recibió Spacey, al menos 20 hombres lo denunciaron por acoso y abuso entre 1995 y 2013, durante su etapa como director artístico del teatro Old Vic de Londres.

En ese entonces, la plataforma de streaming y productora Netflix, anunció que no trabajaría más con Spacey. El despido fue fulminante y la sexta y última temporada de la serie eliminó por completo al protagonista, quedando el personaje de Robin Wright, Claire Underwood, como protagonista principal de la historia.

Como respuesta a Rapp, Spacey dijo que no recordaba el encuentro, pero se disculpó por lo que dijo que “habría sido un comportamiento de borrachera muy inapropiado”. Adicionalmente, reveló ser homosexual.

La última aparición de Spacey en los cines ocurrió en Billionaire Boys Club en 2018, pero su regreso a la pantalla grande será en “L’uomo che disegnò Dio”, donde dará vida a un investigador responsable de un caso que involucra acusaciones de pedofilia contra un artista ciego. (I)