La imagen de la difunta reina de Inglaterra Isabel II en el esplendor de su juventud y rodeada de sus amadas mascotas, los perritos corgis a los que siempre favoreció, adornará la Biblioteca de Oakham, en el condado de Rutland, Reino Unido.

Los medios británicos compartieron este sábado, 29 de julio, varias fotografías de la escultura de bronce que recibe sus toques finales del artista Hywel Pratley, mientras se espera el anuncio de la fecha de su inauguración.

La estatua fue financiada a través de donaciones al fondo memorial de la reina, una iniciativa de la lord-teniente de Rutland, la doctora Sarah Furness, una de las personas de la nobleza más cercanas a Isabel II.

Publicidad

Furness argumentó que, habiendo servido la reina al país durante 70 años, era muy apropiado que en su condado se creara un recuerdo permanente de ella.

En la placa del monumento se lee: “Esta estatua memorial de Su Majestad la reina Isabel II (1952 - 2022) fue erigida como tributo, a través de la suscripción pública del pueblo de Rutland, para las futuras generaciones”. Las donaciones superiores a 5.000 libras esterlinas están mencionadas al pie de la placa. La recaudación total fue de 125.000 libras.

Hay siete estatuas de la reina en todo Reino Unido, y esta será la octava.

Publicidad

El escultor Pratley contó a The Telegraph que decidió que quería capturar la juventud de la reina en el tiempo de su coronación, a los 25 años, pero también su ternura, y por eso puso a los corgis cobijados por las impresionantes faldas del vestido de Isabel II.

Además, comentó que se le ha pedido al rey Carlos III que acuda a desvelar la figura. “Todavía no hemos escuchado el temido ‘no’. Hay muchas esperanzas de que sí lo haga”. (E)