La poesía siempre ha sido una de sus mayores expresiones, pero desde la pandemia Eduardo León Rodríguez ha encontrado en la literatura infantil una amable y divertida manera de llegar también a los lectores más pequeños. El escritor guayaquileño presenta su libro de cuento Ofelia y las cabras mágicas.

Recomendación literaria: ‘Nos ha crecido hierba’, de Juan Suárez Proaño, nos muestra el secreto de las cosas simples

En este León dibuja a través de la palabra escrita a Ofelia, una agradable niña que ama las aventuras, tanto que ha decidido embarcarse en una que escuchó de una reunión familiar. “Esta historia tiene varias connotaciones, como la ecológica, porque hace referencia a islas, a cerros, a la naturaleza, de amar y respetar a los animales porque Ofelia juega con las cabras (...) Por medio de esta historia se transmite al niño que debe ser responsable con sus acciones y debe obedecer a sus padres”, afirma el autor.

Menciona que aunque se trata de una historia de ficción, se desarrolla en escenarios reales de la ciudad. “Estos lugares hacen referencia por ejemplo al cerro Las Cabras, al río Guayas, a la isla Santay, al cantón Durán. Eso trato de rescatar porque muchas veces en las noticias vemos una realidad distinta a la que yo cuento en esta historia”, expresa León, quien quiso darle otra percepción a estos sitios.

Por ejemplo, subió el cerro del Carmen para descubrir la belleza que las noticias no habían contado. “Necesitaba ambientarme en ese espacio, necesitaba conocer, necesitaba ver... Me paré en el cerro y vi lo hermoso que era, cómo era frondoso en su naturaleza, cómo era el lugar para jugar y divertirse”, cuenta.

Eduardo León en el lanzamiento de su libro en La Madriguera.

Sostiene que su mayor inspiración para escribir cuentos es su hija, con quien descubrió este mundo fantástico cada que le leía una historia antes de dormir. “Veía con atención que mi bebé me escuchaba y justamente como lector esas historias me iban conmoviendo. En ese transcurso de lectura, y vivencia de todo lo que involucraba yo me iba haciendo de personajes en mi cabeza y también se iban construyendo historias”, comparte y añade que su labor como docente lo acercó aún más al género del cuento infantil. De hecho, su primer libro Luz Emilia, un cuento de la infancia, lo hizo en honor a ella, su hija.

Considera que la inducción a la lectura desde que son pequeños es una de las mejores decisiones. “La cultura o el libro es el mayor alimento para ese aprendizaje que uno va a tener en el transcurso de la vida, y a parte el desarrollo de varios expertices en los niños, como es el caso de la lectura, porque uno se embarca a un mundo imaginario donde puede vivir una diversidad de cosas”, refiere.

Ofelia y las cabras mágicas se encuentra disponible en librería La Madriguera y Librería Española. También se lo puede solicitar mediante las redes del escritor (@censurado70). (I)