A las puertas de la Feria del Libro de Madrid, que se inaugura este viernes con Colombia como país invitado, el gobierno de Iván Duque chocó con reconocidos escritores que denuncian haber sido excluidos del evento por su posición política.

El embajador colombiano en España, Luis Guillermo Plata, prendió la controversia el miércoles pasado en una presentación pública, cuando dijo que no quería que la “feria literaria se convirtiera en una feria política”, deslizando que el gobierno trató de “tener cosas neutras” entre los invitados.

Este martes, el diplomático negó un veto a los escritores que pudieran ser opositores al gobierno y se disculpó por sus declaraciones, ante la reacción airada en el mundo de las letras en vísperas de una de las ferias más importantes en lengua hispana.

“Tal vez no fui cuidadoso con mis palabras, pero en ningún momento quise ofender a los autores; no quise decir que ellos fueran neutros, sino que el proceso que debía observarse para la invitación debía ser imparcial, por eso pido disculpas”, señaló Plata a Blu Radio, tras emitir un comunicado en el mismo sentido.

Publicidad

El funcionario alegó que desconocía las razones por las que autores que han sido críticos del gobierno conservador de Iván Duque se quedaron fuera de la feria, como Héctor Abad Faciolince (El olvido que seremos), Laura Restrepo (Delirio), Fernando Vallejo (El desbarrancadero) o William Ospina (El país de la canela).

“Es una fantochada lo que ha hecho el gobierno”, reaccionó Laura Restrepo, al cuestionar la idea de que la cultura pueda ser neutra, así como el “flaco favor” que se le hizo a los literatos invitados.

“Solo piensa eso gente que lee muy poco y de una ignorancia absoluta”, añadió al portal WMagazín.

El embajador Plata insistió en que no participó en la selección, mientras la cancillería defendió en un comunicado las invitaciones que cursó a 37 autores que, a su juicio, representan la “diversidad literaria” de Colombia.

A raíz del desencuentro, escritores que habían aceptado formar parte de la delegación oficial a la Feria de Madrid declinaron la invitación, entre ellos Melba Escobar (Duermevela) o Juan Esteban Constaín (El hombre que no fue jueves).

“Las declaraciones del embajador (...) fueron desafortunadas e irrespetuosas con quienes vamos o íbamos a estar en Madrid (...) Sugerir que fuimos invitados (...) por nuestra presunta neutralidad es un desliz afrentoso”, dijo Constaín en una declaración pública.

Publicidad

El contexto

El Gobierno de Colombia no invitó a la mayoría de sus escritores más representativos -incluidos Laura Restrepo, Piedad Bonnett, Héctor Abad Faciolince, Juan Gabriel Vásquez y Pablo Montoya- a la Feria del Libro de Madrid, que comienza este viernes y en la que Colombia es el país invitado.

Al encuentro literario más importante de la capital española, que se celebra del 10 al 26 de septiembre, fueron invitados autores como el poeta y narrador Darío Jaramillo, que abrirá el evento con una conferencia.

Igualmente los lectores no podrán escuchar a otros autores que han puesto a Colombia en lo alto de la literatura internacional.

Otros escritores opinan

Pilar Quintana autora colombiana. Foto tomada de Instagram. Foto: Manuela Uribe.

Pilar Quintana, galardonada este año con el Premio Alfaguara de Novela por su último libro, Los abismos, y Pablo Montoya, ganador en 2015 del Rómulos Gallegos, confirmaron a Efe que no fueron invitados a la 80ª edición de la feria madrileña, pero que aunque hubieran recibido la invitación del Gobierno, la hubieran rechazado.

“Es un Gobierno censurador”, explicó Quintana, quien aludió al mal historial que tiene el Estado por el respeto de los derechos humanos, en hechos como la represión en las protestas del pasado mayo y junio.

En ese mismo sentido se pronunció Montoya, quien recordó que tras las protestas del paro nacional, donde organizaciones sociales documentaron más de 80 homicidios, la mayoría por el accionar de la Policía, él decidió no aceptar ninguna invitación más del Gobierno.

“Me niego rotundamente, como escritor, profesor universitario, intelectual y ciudadano, a apoyar las actividades culturales que este Gobierno, brutal e injusto, organiza en el exterior”, explicaba en mayo el autor del Tríptico de la Infamia.

Aún así, considera poco probable que el Gobierno de Iván Duque quiera contar con él por sus novelas políticas, como la última, La Sombra de Orión (Random House, 2021), donde documenta abusos de las fuerzas de seguridad colombianas en las ciudades. (I)