Fa Paredes (voz, guitarra), John Villamar (voz, bajo) y Ney Suárez (batería) son los miembros principales de la agrupación guayaquileña de dance rock Ludovico (@ludovico_rock), quienes están celebrando una década de actividad en la música nacional independiente. Durante su trayectoria han publicado un EP (Fulminato, 2013) y un álbum (Ciudad del calor, 2015). Esto es, por supuesto, un gran motivo para lanzar un nuevo sencillo y festejar como se debe: haciendo más música.

Disponible en todas las plataformas de distribución digital, titulado Jaula invisible, este single viene de la mano de un video realizado por DANZ (@wearedanz), en el que se puede ver cierto performance con el frenesí característico de la banda, mostrando su esencia de rock, pero ligándola a elementos cercanos al funk y soul, los que resaltan en las secciones de vientos (Harry Game, saxo) y percusión (Matías Brito).

La mezcla estuvo a cargo de Mandala Studios y WAKALA, mientras que el mastering fue obra de Pablo del Pozo. Una sólida base rítmica que se vuelve sinergia entre bajo y batería, instrumentos que de manera exacta guían a una agresiva guitarra distorsionada en busca de desatarse, pero que está domada acorde a la ocasión.

Jaula invisible intenta empatizar con el descontrol mental y la ansiedad de la que cualquiera puede ser presa en ocasiones, sirviendo así como una canción de desahogo o catarsis para el oyente, aunque esta empatía no es para nada bondadosa; por el contrario, incita al caos como patrón clásico del rock.

Ludovico es una banda a la que le ha tomado tiempo avanzar, sin embargo, cada vez que presenta nuevos trabajos demuestra que no ha demorado en vano. Es, sin duda alguna, una de las agrupaciones más representativas de la música guayaquileña independiente y de las pocas que siguen el sendero del rock; camino que no es fácil y ha dejado a muchos atrás.

Diez años suenan a poco, pese a que pueden ser una vida. Hay quienes dicen que el rock es como el vino y se siente mejor con el paso del tiempo.