Harry y Meghan Markle ya se encuentra en Canadá para los Juegos Invictus, competencia paralímpica creado por el príncipe para militares discapacitados de guerra.

Este viaje de Harry se da después de visitar en Londres a su padre, el rey Carlos III, tras su diagnóstico de cáncer. Los detalles de este reencuentro entre padre e hijo fueron revelados por el mismo príncipe en Good Morning America, de ABC.

Según lo compartido en esta entrevista, el príncipe voló hasta donde su padre, a penas supo de su estado de salud. La noticia fue compartida por Carlos III en una llamada telefónica con su hijo menor. “Me subí a un avión y fui a verlo tan pronto como pude”, afirmó.

Publicidad

“Amo a mi familia. El haberme subido a un avión, verlo y pasar tiempo con él, es algo de agradecer”, acotó.

No profundizó en la enfermedad del rey, pero sí manifestó su deseo de volverlo a ver. “Tengo otros viajes planeados que me llevarán por el Reino Unido o de regreso al Reino Unido, así que... Pasaré y veré a mi familia tanto como pueda”.

Cuando fue interrogado sobre la posibilidad de que la enfermedad de Carlos III podría unirlos como familia respondió: “Sí, estoy seguro”.

Publicidad

“Entonces, sí, creo que cualquier enfermedad une a las familias. Lo veo una y otra vez, y eso me hace muy feliz”, acotó, tomando de ejemplo las familias de los atletas de Invictus.

El duque de Sussex no había visto a su padre desde la coronación del rey en mayo pasado en la Abadía de Westminster.

Publicidad

Su encuentro con el rey, el pasado 6 de febrero, duró menos de una hora. Y luego pasó la noche en un hotel. Según lo reportado por la prensa internacional, no se reunió con su hermano, el príncipe William, con quien ha mantenido una relación tensa en los últimos años. (E)