La semana pasada se abrió en Lima (Perú) la fase diocesana del proceso de beatificación de monseñor Federico Kaiser Depel, fundador de la congregación de las Misioneras de Jesús, Verbo y Víctima, informa el portal de infocatolica.com.

La ceremonia se realizó en el seminario Santo Toribio de Mogrovejo. Estuvieron el arzobispo de Lima y primado del Perú, cardenal Juan Luis Cipriani; el canciller de la Arquidiócesis de Lima, P. Jaime Jesús Calvo Zárate; la superiora de las Misioneras Jesús Verbo y Víctima, hermana María Jacinta; y la postuladora de la causa, la madre María Inmaculada.

El cardenal Cipriani manifestó su alegría por la apertura del proceso, ya que “la razón de ser de la Iglesia es el llamado a la santidad”. Dijo que en el caso de monseñor Kaiser “podemos decir que por sus frutos los conoceréis”.

“La congregación Jesús Verbo y Víctima recorre el país impartiendo catequesis casa por casa, con amor a la eucaristía. Ellas han hecho que la santidad de Mons. Kaiser brille”, afirmó el Purpurado.

Federico Augusto Kaiser Depel nació el 24 de mayo de 1903 en la localidad de Dülmen, en el estado de Renania del Norte-Westfalia (Alemania). El 21 de noviembre de 1957 se convirtió en el primer prelado de Caravelí, en el departamento de Arequipa, y el 7 de diciembre de 1963 fue consagrado como obispo de Berrhoea, cuya sede está vacante. (I)