Que sí se puede salir de las adicciones y reinsertarse en la sociedad, dicen expertos como la doctora Julieta Sagñay, especialista en Psiquiatría, Salud Mental y Adiccionología.

Ella es actualmente la líder del programa municipal denominado Por un futuro sin drogas, donde entre 250 y 300 pacientes atendidos mensualmente están en la etapa de reinserción (tercera fase del programa). Otros, en cambio, ya están dedicados a sus actividades productivas en empresas privadas y en propuestas o dependencias del cabildo.

Los casos más recientes fueron 23 ciudadanos que ahora están laborando en el plan de vivienda llamado Monte Sinahí, presentado el martes 6 de julio. Otros 40 están en trabajos del Municipio, 20 son promotores de salud y 10 que están ahora en empresas privadas, por citar ejemplos.

El centro municipal de desintoxicación de drogas que será solo para mujeres tiene espacios recreativos como piscina. En esta imagen, las autoridades y funcionarios locales durante un recorrido de obras, días atrás. Foto: Cortesía.

El programa Por un futuro sin drogas comenzó en agosto del 2019 y desde ahí hasta la fecha registran 8.400 pacientes que han estado en tratamiento. De ellos, el 14 % se encuentra en recuperación y en proceso de reinserción, se indicó.

Publicidad

Y el 25 de este mes se espera ampliar las atenciones en casos severos con la inauguración del primer centro municipal de desintoxicación de drogas exclusivo para mujeres, y cuya atención será gratuita, que está ubicado en el bloque 9 de Bastión Popular, noroeste de Guayaquil.

Por chats y ‘servicios a domicilios’ llega también la droga a hogares en Guayaquil; en barrios ven con preocupación el aumento del consumo

Con este serían cinco los espacios municipales que actualmente atienden casos y problemas de adicciones a las drogas en la ciudad.

Hay otros dos para desintoxicación. Uno es la llamada Clínica móvil 30, que da tratamiento ambulatorio y que recorre diversos sectores (según un cronograma establecido), y el otro, el área de tratamiento con internación que está en el Hospital Bicentenario. También están dos centros más que son para atención psicológica y seguimiento, que están en Fertisa, en el sur, y en Zumar, junto a Mucho Lote 1, en el norte.

En este nuevo centro para mujeres se espera atender un promedio de 40 hospitalizaciones al mes bajo el programa de desintoxicación de 28 días. Esto sin contar con las atenciones ambulatorias, que las estiman en 10.000 anuales.

“El centro está destinado a pacientes mayores de 18 años que tengan deterioro físico marcado, que vivan en la calle y que tengan en algunos casos un representante. Son consideradas también aquellas que tengan síndrome de ansiedad por encima de 7 sobre 10 en el puntaje -previamente establecido-, quienes tengan trastornos conductuales y enfermedades duales, que son patologías psiquiátricas adicionales al trastorno por consumo compulsivo de sustancias psicoactivas”, expone Sagñay.

Parte de la cancha y de las máquinas y juegos que tendrá el primer centro municipal de desintoxicación para mujeres en Guayaquil. Foto: Cortesía Foto: El Universo

Una vez que empiece a operar este centro para mujeres se prevé hacer un recorrido o barrido por los sectores aledaños a Bastión Popular, junto con la Policía Comunitaria, para ayudar a personas dependientes de las drogas, se enfatiza en un comunicado municipal.

Esta obra costó alrededor de un millón de dólares, según un boletín del cabildo porteño. El centro para mujeres tiene área social (con piscina, canchas deportivas y juegos), talleres de oficios, consultorios, farmacias, zonas para ambulancias y otros.

Adicionalmente se construye un centro de desintoxicación e internamiento solo para varones, en la isla Trinitaria, sur de Guayaquil, y se ha pensado en otro para una de las parroquias rurales, se anunció.

Los ciudadanos que actualmente requieran del programa o del servicio de desintoxicación de drogas deben ir al Hospital Bicentenario o a la clínica móvil que está en Fertisa. (I)