En Guayaquil, a diferencia de la provincia de El Oro, las medidas por el estado de excepción decretado este miércoles por el presidente Guillermo Lasso ante la presencia de la variante delta del COVID-19 -y que rigen desde esta misma noche- serán casi imperceptibles dentro de la ‘nueva normalidad’ a la que ya están acostumbrados sus habitantes; y eso preocupa a los médicos, que piden endurecer y extender las medidas para evitar más contagios.

Solo el artículo 4 del Decreto Ejecutivo 116 se refiere a las limitaciones para Guayaquil en cuanto a comercios y transporte. Y estas son: se ordena aforo de un 50 % para espacios cerrados donde se atienda al público, y 75 % en espacios de atención al público en lugares abiertos o al aire libre.

En cuanto al transporte, se ordena operar solo al 50 % de su capacidad ordinaria; y se dispone (o no se prohíbe) la libre circulación de vehículos privados, sin restricción de horarios ni placas.

El COE cantonal decidió pasar a nivel de alerta 2 y suspender frecuencias de buses interprovinciales que van y vienen de El Oro, pero no hay restricción vehicular particular en Guayaquil, aclaró Allan Hacay, director de Gestión de Riesgos del Municipio porteño.

Publicidad

Estos son los tres niveles de alertas contra el COVID-19 en Guayaquil y lo que implica cada uno: horarios, aforos y restricciones

Esto preocupa a Wilson Tenorio, presidente del Colegio de Médicos del Guayas, quien dijo que las medidas no bastarán si solo se aplican en Guayaquil y no se tienen en cuenta sus zonas aledañas, como los vecinos cantones de Samborondón, Durán y Daule. Los habitantes de este conurbano pueden desplazarse de un sitio a otro, por lo tanto las regulaciones deben abarcar todo el llamado Gran Guayaquil, no solo su zona de influencia.

Médicos piden restringir vuelos procedentes de países donde hay alta incidencia de la variante delta del COVID-19. Foto: El Universo

Pero además, indicó Tenorio, también se deberían dictar medidas a nivel nacional: prohibir vuelos procedentes de países donde exista esta variante, más contagiosa, aunque no más letal, pues se debe procurar la no saturación de los hospitales.

Actualmente Guayaquil está en fase 2, mantiene la cifra de 2,1 casos positivos de COVID-19 por cada 10.000 habitantes, y la ocupación de camas UCI COVID-19 se mantiene en el 75 % en hospitales públicos y privados, informó el director de la Mesa Técnica de Salud, el epidemiólogo Carlos Farhat.

Tenorio sostuvo que limitar aforos en comercios y buses en Guayaquil no basta para contrarrestar los contagios de la variante delta del COVID-19. El gremio de médicos recomienda que vuelva el toque de queda los fines de semana, la movilidad restringida y ley seca los fines de semana.

Cuáles son las diferencias entre variante delta y variante delta plus

Los médicos también consideraron necesario restringir las salidas a los balnearios los fines de semana y evitar concentraciones a propósito de las fiestas de fundación. “No se debería volver a las clases ni al trabajo presenciales por el momento”, expresó Tenorio.

Esta cepa es altamente contagiosa, por lo que la vacunación se convierte en clave en este momento en Ecuador, sobre todo en Guayaquil que está en fase 1 y en un mes de mucha actividad comercial por sus festejos de fundación. (I)