A lo largo de la historia colonial y postindependencia de Guayaquil, la actual calle Panamá ha sido uno de sus espacios más icónicos y representativos.

Un puente de 800 varas cruzaba por esa zona en el siglo XVIII y conectaba la Ciudad Vieja con la Ciudad Nueva, extendida sobre el sur. El viaducto, elaborado de madera, estaba montado sobre los esteros Villamar, Junco, Morillo, Lázaro y Campos.

En el siglo XIX, el geógrafo Manuel Villavicencio presentó el plano de la ciudad, específicamente del año 1858. La actual Panamá tenía dos denominaciones en aquel documento: Calle Real (hasta el segundo estero) y calle Ciudad Vieja (en su extensión hacia el norte). Años después, pasó a llamarse calle La Libertad.

La denominación de Panamá fue establecida en 1926 bajo ordenanza municipal y ratificada 70 años después.

Publicidad

A inicios del siglo pasado, sobre los portales de esta vía se secaba cacao. El aroma ingresaba a los inmuebles de madera de la zona, en la que se establecieron casas exportadoras de esta fruta, sobre todo en la década del 40.

Pocos años después, estos negocios cerraron o se cambiaron de sitio. Durante varias décadas, esta calle estuvo en abandono.

No obstante, desde hace unos cuatro años comenzó un proceso de reactivación, con la realización de ferias por parte de la Empresa Pública Municipal de Turismo, la Cámara de Turismo del Guayas y el Comité Pro Centro de Guayaquil.

Estos son los 16 locales de moda en la calle Panamá, nuevo destino gastronómico de Guayaquil

En la actualidad, la calle Panamá se ha convertido en uno de los polos turísticos de Guayaquil. La instalación de plazoletas, zonas peatonales, además de una gran variedad gastronómica que ofrecen decenas de locales atraen a cientos de ciudadanos.

Para Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, la reactivación de la calle Panamá es una noticia alentadora para la urbe porteña, pues es un modelo que se puede y debe replicar en otras zonas de la ciudad.

Muñetón destacó la inversión que han realizado los propietarios de establecimientos que se han instalado en la calle Panamá y el Municipio de Guayaquil para la regeneración de esta vía.

Publicidad

Agregó que la pandemia de COVID-19 también propició el repunte de visitas a la calle Panamá, pues los comensales pueden degustar de platillos en carpas ubicadas sobre la acera, al aire libre, evitando una gran exposición al virus.

El dirigente del sector de turismo manifestó que la cercanía de la calle Panamá con la estación Cuatro Mosqueteros de la Aerovía (avenida Loja), el malecón Simón Bolívar y el barrio Las Peñas resulta atractiva para los visitantes.

Fausto Rendón, propietario de Del Río Restobar, atiende a diario en la calle Panamá en su intersección con Luzárraga. Este espacio se estableció en el año 2016 y se ha mantenido.

Reconoció que los primeros meses fueron difíciles, pero siempre pensó a futuro. “En esa época ya hablaban de proyectos como el museo, nuevas plazoletas, hacían festivales y eso me motivó a seguir con el negocio”, expuso.

El arte continúa en la calle Panamá: tres nuevos murales se suman a muestra ‘A cielo abierto’

En su local, Rendón ofrece desayunos y platos fuertes en la tarde y noche. Él ha sido testigo del crecimiento y dinamismo de esta arteria vial del centro porteño.

Sin duda, uno de los espacios más representativos de esta calle es el Museo del Cacao ecuatoriano, inaugurado en julio pasado, en homenaje a las fiestas de fundación de Guayaquil.

Esta sitio turístico fue montado en la casa patrimonial que pertenecía a Walter Guzmán Aspiazu, a la altura de la calle Imbabura, y edificada en la década del 20 del siglo pasado por el arquitecto italiano Francisco Maccaferri, renombrado profesional que también construyó el Palacio Municipal.

En el museo se retrata la historia del cacao, producto insigne de Guayaquil en siglos pasados y que tiene gran relación con la calle Panamá.

Efigies de personajes populares también se imponen a lo largo de esta vía. Las figuras del cangrejero, el betunero, el desaparecido futbolista Alberto Spencer Herrera y el expresidente Vicente Rocafuerte reposan en la Panamá.

Asimismo, varios murales engalanan inmuebles en esta céntrica calle. (I)