El té de hojas de guanábana ha ganado notoriedad entre las personas debido a la gran cantidad de propiedades que tiene a favor de la salud.

Muchos han convertido esta infusión en una aliada para ayudar a combatir algunas enfermedades, entre ellas la hipertensión, reseña La Nación.

Beneficios del té de hojas de guanábana

Las hojas de la guanábana tienen múltiples beneficios para la salud. Foto: Pexels

Entre los beneficios de esta bebida se encuentran que ayuda a la prevención de la diabetes, el alivio de la gastritis, la prevención del cáncer y además ejerce actividad antibacteriana. Sin embargo, es posible que el más popular sea su acción para reducir la presión arterial.

Publicidad

Y es que una gran cantidad de estudios, entre los que destacan las pruebas hechas por National Center for Biotechnology Information, hallaron que la capacidad de bajar la tensión arterial puede deberse a que tienen compuestos alcaloides y aceites esenciales.

Es el caso del cariofileno, que tienen propiedades hipotensivas al bloquear los canales iónicos de calcio para que los vasos sanguíneos se relajen y se mantengan más abiertos, de modo que la sangre pueda fluir de una mejor manera.

Este es el licuado que puedes tomar en ayunas para bajar los triglicéridos, así son los síntomas

Por otra parte, hojas de guanábana tienen una buena cantidad de potasio, que ya es reconocido por contrarrestar los efectos del sodio, y por ende, actuar contra la hipertensión.

Publicidad

El té de hojas de guanábana puede ayudar a bajar la presión arterial | Foto: Archivo

¿Cómo hacer el té de hojas de guanábana?

Ingredientes

Un litro de agua, 10 o 15 hojas de guanábana, el jugo de medio limón, miel como una opción para endulzar.

Preparación

Lo primero que se debe hacer es lavar cuidadosamente las hojas, ya sea que estén frescas o secas. Luego se pone a hervir el litro de agua en una olla lo suficientemente grande.

Publicidad

Cuando el agua esté en su punto de ebullición, se baja el fuego, se agregan las hojas de guanábana y se dejan hervir a fuego lento por entre 15 y 20 minutos.

Se retira del fuego y se deja reposar durante algunos minutos, de modo que los compuestos beneficiosos de la planta se liberen en el agua.

Se cuela y al momento de echar el té en la taza, se le agrega el jugo de limón. También se le puede poner miel para endulzar como una medida opcional.

(I)

Publicidad

Te recomendamos estas noticias